Selección de los cuadernos de ArteMisia que se exhibe en la muestra de la Casa de Colón

Selección de los cuadernos de ArteMisia que se exhibe en la muestra de la Casa de Colón

Tres de las colaboraciones incluidas en el número quinto de los cuadernos de ArteMisia

Tres de las colaboraciones incluidas en el número quinto de los cuadernos de ArteMisia

Portada de la edicion especial editada por la Casa de Colón

Portada de la edicion especial editada por la Casa de Colón

28 de marzo de 2019

LA CASA DE COLÓN PRESENTA UNA EDICIÓN ESPECIAL RECOPILATORIA DE LOS CUADERNOS ‘RUMORES DE ARTEMISIA’

Hace cinco años que los cuadernos ‘Rumores de ArteMisia’ se editan con la finalidad de visibilizar el trabajo de distintas escritoras y artistas visuales bajo una temática común y con una perspectiva multidisciplinar e intergeneracional.

El día 28 de marzo, a las 20.00 horas, se presenta en la Casa de Colón el número quinto de esta publicación de tirada limitada de cien ejemplares, cuyo título es ‘Espejo a través (o de lo materno filial en travesía)’, en el que figuran trabajos de las artistas visuales Yurema Mosquera, Ana Beltrá, Ana Gracia Álvarez y Liuba Nosova, a los que se han sumado textos de las poetas Teca Barreiro, Mercedes Arocha, Elena Garbisu y Judith Alzola. Coincidiendo con la edición se presentará también el número especial que ha publicado con una tirada de 300 ejemplares la Casa de Colón que reúne en un solo volumen recopilatorio que se venda al precio de 15 euros éste y los anteriores cuadernos publicados que precedieron a este quinto número, cuyos títulos son ‘A voz tomada’, ‘Interiores’, ‘Atravesar el bosque’ y ‘De la voz del fuego’, con más de una treintena de aportaciones poético-visuales. En el acto de presentación intervendrán las escritoras Teca Barreiro, Mercedes Arocha Hernández, Elena Garbisu Arocha, Judith Alzola y Macarena Nieves, como coordinadora.

Los cuadernos ‘Rumores de ArteMisia’ nacieron en el seno de una comisión de trabajo dentro del grupo de profesionales ArteMisia ‘Mujeres+Arte’, de la mano de la escritora Eduvigis Hernández y de la poeta y artista visual Macarena Nieves, quienes también contaron con el apoyo de la diseñadora Silvia Ponce. Los cuadernos se conforman bajo el sello editorial Aulaga Literaria.

En el nuevo número citas de Menchu Gutiérrez y Silvina Ocampo sirven de pretexto para elaborar el discurso de los contenidos de la quinta edición. “Hemos buscado en estos referentes no sólo nombrar a grandes maestras literarias, sino la importancia de valorar el reconocimiento y la retroalimentación en el amor a la lectura de predecesoras y compañeras coetáneas en el oficio de las letras, quienes también, curiosamente, se cruzan de manera intergeneracional. Porque la buena literatura no tiene edad, ni caduca, sino que perdura en la voz de quienes la leemos y aventamos a otras voces como eco que permanece”, señala Macarena Nieves.

“Los cuadernos abogan por suplir las ausencias que preceden no sólo a las creadoras, en el ámbito artístico-cultural, sino a tantas otras profesionales de otros tantos sectores laborales, acrecentando el buen latir de la creación vigente en nuestros lares”, agrega Nieves. En el quinto número, titulado ‘Espejo a través (o de lo materno filial en travesía)’ se ha buscado “cultivar el murmullo de la multiplicidad, al invertir imagen y palabra a modo de proyección, desdoble o reflejo. O incluso desde cierta deformación y desenfoque. Porque la desnudez que nos da el espejo, pese a su transparencia, puede ser tan impenetrable como la simbólica figura del origen, la cual alimenta tantas máscaras como lo especular, que múltiples veces impide no ver-nos”, señala la poeta.

El espejo, objeto-signo que tanto espanta como exalta, nos invita al anhelo de vernos adentro. Tan cerca y tan lejos a un tiempo, en la protección de lo externo invertido”, añade. “Hoy todo se ha vuelto espejo: la voz, el bosque, el interior, el fuego. Un espejo que se repite en la mirada de la ciudadanía que nos avista como creadoras”, concluye.

Hay que recordar que la presentación está incluida en la variada oferta diseñada por la Consejería de Cultura del Cabildo grancanario que ha venido desarrollándose durante todo el mes de marzo dedicada a poner en valor desde una perspectiva transversal y de género, la aportación femenina a la cultura de la contemporaneidad de Canarias.

Alicia Bolaños, jefa del Servicio de Museos del Cabildo de Gran Canaria se lamenta que “a pesar de que la ley orgánica para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres lleva en vigor casi doce años no se ha llegado a hacer realidad su objetivo. En el ámbito concreto de los museos, las mujeres no están presentes o sus actividades en el pasado no son valoradas en condiciones de igualdad respecto a los hombres, por lo que no se tiene en cuenta la aportación que las mujeres han hecho y continúan haciendo lo que, sin duda, nos conduce a la principal herramienta de las políticas públicas: el presupuesto”, señala.

En la Casa de Colón se exhibe hasta el próximo día 7 de abril la muestra titulada también ‘Espejo a través (o de lo materno filial en traviesa)’ con obras realizadas en distintos soportes y formatos de las artistas visuales Rocío Arévalo, Karina Beltrán, Mariví Gallardo Castro, Guenda Herrera, Davinia Jiménez, Judith Marrero, Paqui Martín, Magda Medina, Rosa Mesa, Yurema Mosquera Barreiro, Alicia Pardilla, Lola Ramos, Cristina Román, Adassa Santana, Nira Santana, Luisa Urréjola y Marta Vega.

La exposición podrá disfrutarse en la Casa de Colón de lunes a viernes, de 10:00 a 21:00 horas, así como los sábados (de 10:00 a 18:00 horas), domingos y festivos (de 10:00 a 15:00 horas).


________________

La mecha ha sido encendida, ahora hay que protegerla y propagarla
Por Alicia Bolaños Naranjo
Jefa del Servicio de Museos del Cabildo de Gran Canaria

Más allá de la satisfacción del trabajo bien hecho, del cumplimiento de un mandato legal y de la responsabilidad en la prestación de los servicios públicos existen proyectos que te entusiasman, que te hacen sentir no sólo bien, sino mejor, cuando formas parte de ellos, por lo que representan, por lo maravilloso que resulta que tu aportación contribuya a la consecución de una sociedad más justa e igualitaria tejiendo redes con sororidad y compromiso con mujeres luchadoras y estupendas a través de su palabra, su arte. Éste es el sentir del Servicio de Museos del Cabildo de Gran Canaria en la cele­bración de este quinto aniversario de los cuadernos Rumores de ArteMisia, proyecto liderado por el grupo de profesionales ArteMisia Mujeres+Arte en coordinación con el museo Casa de Colón.

Esta parte dulce del trabajo en igualdad tiene que explicarse siempre dentro del escenario completo en el que aparece la parte amarga de la atávica y, por desgracia aún real, discriminación de las mujeres respecto a los hombres en todas las facetas de la vida y disciplinas de trabajo, de la que tampoco escapa la cultura. A pesar de que la ley orgánica para la igualdad efectiva entre mujeres y hombres lleva en vigor casi doce años no se ha llegado a hacer realidad su objetivo. En el ámbito concreto de los museos, las mujeres no están presentes o sus actividades en el pasado no son valoradas en condiciones de igualdad respecto a los hombres, por lo que no se tiene en cuenta la aportación que las mujeres han hecho y continúan haciendo lo que, sin duda, nos conduce a la principal herramienta de las políticas públicas: el presupuesto. Más allá de los números también es un indicador de pobreza, nos ayuda a detectar las desigualdades sociales, entonces ¿de qué nos vale tener buenas intenciones si no le asignamos recursos para llevarlas a cabo? Y a partir de aquí, cómo cuesta conseguirlo, porque se pone de manifiesto que si bien hay igualdad formal no la hay material, porque se demuestra que del dicho al hecho va un gran trecho.

¿Qué se espera de los museos en este contexto? Teniendo como finalidad expresa la de educar a la ciudadanía en valores acordes con la cultura democrática, los museos deben hacer suyo un cambio que restituya la parte de la verdad borrada y transmita la parte actual de las mujeres como sujeto activo, hacedoras de cultura. La exigencia de nuestro protagonismo recuperando la memoria y transmitiendo la aportación presente resulta una obligación respecto a la dignidad de las mujeres y al rol social de los museos.

Esta función responsable de denuncia sobre la situación de discriminación de las mujeres en la cultura se complementa, desde el Servicio de Museos del Cabildo de Gran Canaria, con la función de llevar a la práctica nuestro compromiso y evaluar los resultados que mejoran la condición y posición de las mujeres en la cultura visibilizándolas desde las temáticas específicas de cada museo, asignando recursos presupuestarios, elaborando informes de impacto de género, diversificando la oferta cultural y coordinándonos con asociaciones y colectivos que trabajan por la igualdad de oportunidades a través de una adecuada comunicación. Ésta es la perspectiva que no podemos perder, dado que la integración en los museos del vínculo real con el diálogo feminista es la que nos permitirá contribuir en la consecución de una verdadera transformación social.

Celebramos con ArteMisia Mujeres+Arte, en la Casa de Colón, estos cinco años de Rumores de ArteMisia con alegría, pero sabiendo que hay que seguir aunando ganas e ilusiones y, sobre todo, tesón. Es duro luchar, insistir y afrontar las resisten­cias de cambiar la estructura patriarcal, pero qué apasionante objetivo convertido en lujo cuando se hace desde la belleza del arte y la palabra. Como se extrae del último cuaderno de Arte­Misia dedicado al fuego, ya hemos encendido la mecha, ahora hay que protegerla y propagarla.

Selección de los cuadernos de ArteMisia que se exhibe en la muestra de la Casa de Colón

Selección de los cuadernos de ArteMisia que se exhibe en la muestra de la Casa de Colón

Tres de las colaboraciones incluidas en el número quinto de los cuadernos de ArteMisia

Tres de las colaboraciones incluidas en el número quinto de los cuadernos de ArteMisia

Portada de la edicion especial editada por la Casa de Colón

Portada de la edicion especial editada por la Casa de Colón