Una exposición traslada al corazón de la selva amazónica y difunde la lucha de las mujeres Waorani por su entorno y su identidad

16 ene 2018

En el corazón de la selva amazónica ecuatoriana late la vida con toda su fuerza en uno los lugares con mayor biodiversidad del planeta: la Reserva de la Biosfera Yasuni. La exposición ‘Mujeres Waorani. Guardianas de la Amazonía’ introduce de lleno al público en este universo a través de un viaje sensorial que incluye fotografías, vídeos y sonidos inéditos, artesanía, lanzas y paneles informativos que recorren la cultura y los valores de esta civilización ancestral.

La exposición que se inaugura este jueves, 18 de enero, a las 20.00 horas, en la Casa de Colón, forma parte del proyecto ‘Mujeres Waorani’, coordinado por el cineasta y fotógrafo grancanario Manuel Cardenal y la documentalista ecuatoriana Luisana  Carcelén que se nutre de los materiales de un documental cinematográfico actualmente en fase de montaje y cuyo estreno tendrá lugar después del verano. La muestra viajará posteriormente a la ciudad de Quito, en Ecuador.

La iniciativa cuenta con el apoyo directo y crucial del Cabildo de Gran Canaria a través de la Consejería de Cooperación Institucional y Solidaridad Internacional, que se involucra de este modo en la lucha de las mujeres Waorani por preservar su identidad y provoca al mismo tiempo una reflexión sobre la sostenibilidad.

“Estamos hablando de una cuestión ética, moral y filosófica. Los Waorani son un buen punto de comparación de cómo desarrollamos nuestro mundo ultratecnológico y moderno”, señala  Cardenal. El equipo que ha hecho posible esta bella postal audiovisual está integrado también por el compositor y productor musical vallisoletano Rodrigo Tamariz, artífice junto a Cardenal y Cercelán de un proyecto tan profundo como la propia Amazonía. 

La muestra se articula en tres grandes ejes que presentan al espectador los paisajes y el entorno amazónico, retratos de las mujeres Waorani y de su entorno natural y social y la realidad actual en la zona, mostrando el inevitable impacto de la industria y la modernidad  en su cultura y territorio. Se podrá visitar gratuitamente de lunes a viernes entre las 10.00 y las 21.00 horas; los sábados de 10.00 a 18.00 y los domingos y festivos entre las 10.00 y las 15.00.

Este recorrido sensorial subraya la sensación de inmersión en la selva gracias a los montajes de audio con sonido de monos, lluvia, cantos Waorani o ráfagas de pájaro, la banda sonora que acompaña a las fotografías de paisajes, retratos, artesanía, de caza, de las chozas, de la fibra de las chambiras para tejer o del cacao para vender en la ciudad.

Las fotografías de ‘Mujeres Waorani’ son el resultado de múltiples viajes a Ecuador en los últimos dos años con decenas de entradas a la selva, viajes en avioneta, horas de canoa por ríos y lagunas y caminatas en la profundidad de la Amazonía.

En cuanto al documental, producido por Catarata Films, parte ya con diversos avales antes incluso de su estreno, caso del premio CnCine de Ecuador 2015 para proyectos en fase de pre producción; la Mención de Honor Crespial-Unesco 2015 como proyecto de salvamento de Patrimonio  Cultural Inmaterial; o su selección en 2017 en el Doculab-Festival de Cine Viña del Mar (Chile) en 2017 para trabajos en post producción.


Efectos del ‘choque’ de civilizaciones

Tras vivir aislados en una de las zonas más remotas y biodiversas del planeta, el contacto de los miembros de la civilización Waorani con el ‘hombre blanco’, en el año 1956, originó un choque tan brutal que los indígenas están aún tratando de asimilarlo.

Las mujeres se organizaron como asociación (AMWAE) hace diez años para salvaguardar su selva del avance de la sociedad industrial y tratar de conservar la cultura heredada de sus antepasados. Con su trabajo, dan voz al mensaje de 400 mujeres en 35 comunidades del Amazonas. Conservar su territorio, idioma y costumbres es un gran reto, pues los recursos naturales que hay en su territorio atraen intereses millonarios. En 2014 recibieron el reconocimiento de las Naciones Unidas gracias a sus proyectos ambientales y de economía sostenible.

El proyecto Mujeres Waorani nació para que la voz de estas mujeres se escuche más lejos y más alto. Ellas decidieron dejarse fotografiar y filmar para mostrar al mundo cómo funciona su universo amazónico y cuál es su lucha. En la actualidad, siguen presionadas por intereses económicos ajenos y temen decisiones políticas que sigan poniendo en jaque sus territorios y sus formas de vida.

El proyecto se dirige también a la conciencia de las sociedades modernas. Los impulsores del proyecto creen que “mostrar de manera audiovisual a las mujeres Waorani, en su defensa de la Amazonía es una buena forma de sensibilizar al ‘primer mundo’ sobre la realidad de las culturas ancestrales y el cuidado del medio ambiente”.

La filosofía del proyecto parte de la base de que hay civilizaciones que viven en armonía con su entorno y que conservan territorios esenciales para salvaguardar el planeta de la amenaza del cambio climático. “El material expuesto quizás nos plantee quiénes somos, cómo estamos construyendo nuestro mundo moderno y cómo vivimos nuestras vidas civilizadas”, subraya Cardenal, que se considera a sí mismo un “cartero” del mensaje Waorani.

Esta labor ha cristalizado igualmente en la creación de la asociación sin ánimo de lucro Waorani España, que tiene un puente entre Occidente y las culturas amazónicas y sirve de plataforma para centralizar diversas acciones de difusión y concienciación.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto
Manuel Cardenal, director del proyecto 'Mujeres Waorani'
Foto
Una de las fotografías que integran la exposición 'Mujeres Waorani'
Foto
Manuel Cardenal en la Amazonía de Ecuador