Bulas y tratados

Imagen de escrito antiguo.

A lo largo del siglo XV, las Coronas de Portugal y Castilla habían iniciado una creciente penetración en el Océano Atlántico que conllevaba el necesario interés de reparto de las tierras y de sus mares para ambos reinos. Estos repartos quedan recogidos en distintas bulas y tratados.

En 1479-80 la reina Isabel firma el tratado de Alcaçovas – Toledo, en él se reconocen Canarias y sus aguas para Castilla, mientras que los restantes archipiélagos atlánticos y la navegación a Guinea queda en manos portuguesas. Este ventajoso tratado para Portugal, dejó de serlo cuando en 1492 se descubre América, lo cual generó diversos litigios que se resolvieron dos años después.

En el Tratado de Tordesillas,  firmado el 7 de junio de 1494 se recogen las últimas modificaciones de estas reparticiones, fijándose un meridiano de partición, a 370 leguas al oeste de Cabo Verde. La parte occidental se reserva para Castilla y la oriental para Portugal.


Imágenes
Foto Foto