La Casa de Colón se rinde ante México

02 sep 2014

La Casa de Colón, en su apuesta por la difusión de las cinematografías iberoamericanas, organiza esta exposición de fotografías como homenaje a la Edad de Oro del cine mexicano. Conformada por una selección de imágenes de la colección de Andrés Padrón, la muestra se articula como un recorrido por su Star System y de algunos de sus principales hitos y figuras.

La institucionalización de la Revolución, la estabilización del país y un gran desarrollo económico conocido como el Milagro mexicano, hacen que México se plante en la escena internacional, convirtiéndose además en lugar de acogida para la intelectualidad republicana tras la Guerra Civil Española. Todo ello propició una gran industria cinematográfica, durante la década de los 40 y 50, que ayudó a convertir la nación en un foco cultural e intelectual en el continente americano y en el mundo.

Esta época dorada del cine creó una serie de mitologías alrededor del campo, la ciudad y el nacionalismo. Estableció el melodrama como forma de vida, y representó de forma peculiar a la ‘mujer', al ‘macho' y al ‘cómico'. Se configura como una industria patria con un propósito claro de dignificar la historia y la identidad nacional frente al cine que llegaba del norte, donde los mexicanos aparecían como bandoleros o desalmados asesinos.

El periodo se inaugura con Vámonos con Pancho Villa de Fernando de Fuentes (1935), éxito que continuó con el arrollador triunfo de Allá en el Rancho Grande (1936), premiada en el Festival de Venecia, lo que constituyó el primer reconocimiento internacional al cine mexicano, en este caso al talento fotográfico de Gabriel Figueroa. México contaba con la calidad técnica y artística suficiente para poseer una gran industria; de hecho, la producción cinematográfica abarcó multitud de géneros, aunque si hubo uno que dominó la escena fue la ‘comedia ranchera', que contribuyó a familiarizar a latinoamericanos y españoles con el folclore mexicano.

El ‘Culto al Galán' y el ‘Culto a la Diva' fue una característica de esta etapa. Protagonistas y directores se convirtieron en Estrellas, en iconos, muchos de ellos mundiales, cuyos rostros podemos contemplar en esta muestra: Pedro Infante, Jorge Negrete y Pedro Armendáriz, actrices como Dolores del Río, María Félix, y Katy Jurado, o realizadores como Emilio ‘El Indio' Fernández, Ismael Rodríguez, Roberto Gavaldón, Julio Bracho… acompañados en el ‘firmamento' por Arturo de Córdova, Elsa Aguirre, Fernando Soler, Gloria Marín, Luis Aguilar, Yolanda Varela, María Elena Marqués, Marga López, Silvia Pinal…, los comediantes Mario Moreno ‘Cantinflas' y Joaquín Pardavé, y estrellas internacionales como Jorge Mistral, Libertad Lamarque, Miroslava y Sara Montiel.

Mención aparte merece la contribución de Luis Buñuel. El periodo mexicano del director comienza en 1946 con Gran Casino protagonizada por Jorge Negrete y Libertad Lamarque. A este le seguirían, entre otros, títulos imprescindibles de su filmografía como Los Olvidados (1950. Mejor Director en el Festival de Cannes), que lo consagra internacionalmente, Ensayo de un crimen (1955), Nazarín (1958. Premio Internacional en el Festival de Cannes), Viridiana (1961. Palma de Oro en el Festival de Cannes), El ángel exterminador (1962), una de sus películas más personales, o Simón del desierto (1965).

El cine de oro mexicano fue muy diverso, no sólo trataba temas familiares o de la comunidad, sino también de comedia, luchadores, gánsteres, ciencia-ficción y terror... El cine de Rumberas o de Arrabal fue otro de los ámbitos de gran importancia, que mostraba historias ambientadas en los cabarés y en los bajos fondos inspirado en los Teatros de Revista. Amalia Aguilar, Ninón Sevilla o María Antonia Pons fueron algunas de las vedettes que pusieron su figura al servicio de este género de ritmos tropicales.

Las primeras emisiones de televisión, junto con el fallecimiento prematuro de algunas de las grandes figuras y las malas decisiones políticas en torno a libertad de expresión, marcan el declive de este periodo excepcional que no vivirá un momento igual hasta la llegada del Nuevo Cine Mexicano en los años 90.

 

LA COLECCIÓN DE ANDRÉS PADRÓN

Por Rosario Valcárcel

Hay personas que coleccionan joyas, coches, obras de arte, romances.

Pero Andrés Padrón lo que ha coleccionado a lo largo de su vida ha sido fotos y objetos cinematográficos. Esa ha sido su pasión. Y lo ha hecho con tal ardor que se ha convertido en uno de los más importantes coleccionistas a nivel mundial, reconocido por el escritor Terenci Moix, el director Luis García Berlanga o el director de la Cinemateca francesa, entre otros.

Desde muy pequeño se sintió atraído por los artistas, tanto que me contó que cuando se rodó Moby Dick en Las Palmas de Gran Canaria, en las Navidades del año 1954, él se acercó a Gregory Peck y le pidió un autógrafo. Desde entonces no ha dejado de sorprenderse con las vitrinas de los grandes afiches, con los programas informativos de mano, con los cromos que reproducían las fotografías de las estrellas, con ese gran lienzo de la pantalla que iba descubriéndose entre el claroscuro y el silencioso clamor de la sala. No ha dejado de hablar de las artistas, de cómo las conoció, de los secretos y las anécdotas, de las fantasías y de aquel inalcanzable glamour. Y sus palabras nos demuestran, el entusiasmo y el sentimiento, esa pasión palpitante que siempre ha sentido por el Séptimo Arte.

Su vida ha estado dirigida por su gran amor y dedicación al cine y al coleccionismo cinematográfico. Ha estado llena de esas diosas del celuloide, de todo ese repertorio de mujeres de cuerpos ligeros y caras guapísimas, inteligentes, alegres y frívolas, desahogadas y locuaces, de esos mitos de carne y hueso y de azarosas vidas que parecían prometernos otro cielo. De imágenes que han dado vueltas y más vueltas al mundo y al horizonte de Andrés Padrón.

Porque Andrés Padrón junto con su mujer, Montse Rivero, han coleccionado miles de fotografías, postales, revistas, carteles, guías publicitarias, documentación editada por los grandes estudios del cine, han visitado a numerosos artistas que se han convertido en sus amigos. Han seguido sus huellas y han recibido cartas dedicadas por grandes figuras del cine: Ana Mariscal, Vicente Parra, Lola Mariscal y Silvana Pampanini, Olivia de Havilland, entre otras.

La exposición que hoy presentamos forma parte de la recopilación que Padrón ha hecho a través de toda su vida. Hoy con una temática especial, México. Un país al que nuestro coleccionista adora, un país con el que estuvo en contacto durante casi cincuenta años a través de la empresa en la que trabajó, Tropical Films de Canarias, como distribuidores exclusivos para España de la marca PELI-MEX, que exportaba todo el material de esta industria. Y gracias a eso le permitió atesorar grandes retratos de estrellas como la gran María Félix, figura inmortal de la cinematografía mexicana y personaje mítico dentro de la cultura nacional o a Dolores del Río que llegó a ser considerada una de las mujeres más bellas de su tiempo y de la que se cuenta que fue la primera artista mexicana en protagonizar películas en Hollywood. Silvia Pinal y Pedro Infante, Jorge Negrete y Pedro Armendáriz…

Andrés Padrón nos descubre su universo: retratos, caras y gestos, la vida y la belleza de numeros@s protagonistas de la Época de Oro del cine mexicano. Fotos de actores y actrices, sociales y oficiales, directores cuyo objetivo es adentrarnos al mundo de los sueños. La presencia de sus voces que se nos acercan y el eco lejano del celuloide. Imágenes perfeccionistas y tiernas que buscan reflejar la belleza y la elegancia.  Retratos que nos transmiten sentimientos, que cobran vida personajes de ayer y de hoy, unidos por una enorme carga de emoción. Figuras de ese mundo paralelo que es el cine. Estrellas que, de nuevo, vienen a nuestro encuentro gracias al Área Cultural Diego Casimiro, Casa de Colón y Cabildo de Gran Canaria.

 

COLÓN CINEMA: ESPECIAL CINE DE ORO MEXICANO

Jueves 11, 18 y 25 de septiembre las 20.00 h.

La Casa de Colón, junto a la Asociación de cine Vértigo, desarrolla, desde 2010, un programa de difusión y promoción de las cinematografías de América Latina mediante la exhibición -en un marco estrictamente cultural- de una diversidad de obras de todos los géneros.

Con motivo de la celebración de la exposición ‘Estrellas del Cine de Oro Mexicano. Colección de Andrés Padrón', en el mes de septiembre de 2014, Colón Cinema ofrece paralelamente una programación especial, proyectando dos películas referenciales de esta época dorada del cine azteca, dirigidas por Emilio ‘El Indio' Fernández, y un documental dedicado a uno de los mejores directores de fotografía del siglo XX y protagonista también de este período: Gabriel Figueroa.

 

Jueves 11 de septiembre. 20.00 h.

María Candelaria (Xochimilco)

México, 1944. B/n, 102'. Dirección: Emilio Fernández.

Guión: Emilio Fernández, Mauricio Magdaleno. Música: Francisco Domínguez, Rodolfo Halffter.

Fotografía: Gabriel Figueroa.

Intérpretes: Dolores del Río, Pedro Armendáriz, Alberto Galán, Margarita Cortés, Miguel Inclán, Beatriz Ramos, Rafael Icardo, Julio Ahuet.

En 1909, María Candelaria y Lorenzo Rafael, pareja nativa de Xochimilco, desean casarse a pesar de que las circunstancias les son totalmente adversas. La gente del pueblo es hostil a María Candelaria por ser hija de una prostituta, y la pareja debe enfrentar la avaricia del tendero don Damián, quien en secreto desea a la joven. Un día María Candelaria enferma de paludismo...

Reconocimientos:

Festival de Cannes (1946): Gran Premio del Festival (ex aequo) y mejor fotografía.

Festival Internacional de Cine de Locarno (1947): mejor fotografía.

 

Jueves 18 de septiembre. 20.00 h.

Enamorada

México. 1946. B/N, 99'. Dirección: Emilio Fernández.

Guión: Íñigo de Martino, Emilio Fernández, Benito Alazraki. Música: Eduardo Hernández Moncada.

Fotografía: Gabriel Figueroa.

Intérpretes: María Félix, Pedro Armendáriz, Fernando Fernández, José Morcillo, Eduardo Arozamena, Miguel Inclá, Manuel Dondé.

En tiempos de la revolución, las tropas zapatistas del general José Juan Reyes toman la tranquila y conservadora ciudad de Cholula. Mientras confisca los bienes de los ricos del pueblo, el general Reyes se enamora de la bella, rica e indomable Beatriz Peñafiel, hija del hombre más notable de Cholula. El desprecio inicial que Beatriz siente hacia el revolucionario da paso a la curiosidad y, finalmente, a un profundo y auténtico amor.

Reconocimientos:

Premios Ariel (1947): Mejor película, dirección, actriz, fotografía, edición y sonido.

 

Jueves 25 de septiembre. 20.00 h.

Miradas múltiples (La máquina loca)

México, Francia, España, 2012. 93'. Dirección: Emilio Maillé.

Guión: Emilio Maillé. Música: Michael Nyman, Manuel Rocha.

Intervienen: Vittorio Storaro, Darius Khondji, Javier Aguirresarobe, Raoul Coutard, Guiseppe Rotunno, Christopher Doyle, Shoji Ueda, Walter Carvalho…

Documental sobre Gabriel Figueroa, el más famoso cinefotógrafo en México durante el siglo XX. Sus películas fueron la inspiración de los más famosos fotógrafos del mundo, quienes dan testimonio del trabajo de Figueroa y la forma en la que cada uno se aproxima al proceso de la creación de imágenes.

Reconocimientos:

Premios Ariel (2013): 2 nominaciones (Largometraje documental y Edición).

Festival de Biarritz - cinémas et cultures d'amérique latinen (2012): Premio del público.

Festival Internacional de Cine de Sao Paulo (2012).

Festival Internacional de Cine en Guadalajara (FICG), México (2013).