La Casa de Colón inaugura la exposición ‘Cislanderus’ sobre los descendientes canarios en Estados Unidos

13 jun 2016

La Casa de Colón acoge y produce la exposición ‘Cislanderus. Los descendientes canarios de Estados Unidos’, un proyecto fruto de tres años de trabajo por parte del fotógrafo Aníbal Martel y la investigadora Thenesoya V. Martín De la Nuez, naturales de Gran Canaria. La muestra supone una inmersión en el legado actual de los descendientes isleños de Luisiana a través de retratos, vidas y paisajes que se mezclan con las voces reales de una comunidad viva. La inauguración tendrá lugar hoy, jueves 9 de junio, a las 20.00 horas.

La directora de la Casa de Colón, Elena Acosta, destacó esta mañana durante la presentación previa que la exposición “nos muestra de forma integral el desarrollo de esa herencia canaria en Estados Unidos”. Asimismo, subrayó que este trabajo encaja a la perfección en el estudio de las relaciones entre Canarias y América desarrollado en este espacio dependiente de la red de museos de la consejería de Cultura del Cabildo de Gran Canaria que dirige Carlos Ruiz. Para los autores también es el sitio perfecto para acoger el desembarco en Canarias de este trabajo de carácter trasatlántico. El nombre del proyecto está formado a partir de una serie de piezas que  representan la unión de  dos culturas: Canary + islander + US. 

La exposición podrá visitarse en el citado centro americanista de referencia hasta el día 28 de agosto. El horario de visitas de lunes a viernes es de 10.00 a 21.00 horas, los sábados de 10.00 a 18.00 horas y, los domingos y festivos, de 10.00 a 15.00 horas.

La investigadora Thenesoya V. Martín De la Nuez señaló que los descendientes canarios de Luisiana “sienten un amor muy profundo por Canarias y un deseo de seguir ligados a una tierra que ni tan siquiera conocen. Este es el mayo legado, porque no hay ninguno de tipo material. El legado son ellos y su lenguaje, que está a punto de perderse”. El fotógrafo Aníbal Martel añadió al respecto que “existe un fuerte deseo de sentirse descendientes canarios”.

“Hemos trabajado con unas ciento cincuenta personas, gente que no había contactado nadie a este nivel y ha sido un verdadero placer”, explicó la autora. “Cuando entendieron lo que queríamos hacer nos abrieron sus puertas”, agregó Martel.

‘Cislanderus’ hace un recorrido a través de sesenta imágenes por la vida de los descendientes canarios de Luisiana. A partir de un principio de no intervención, las fotos de Aníbal Martel buscan documentar el presente de esta comunidad a la vez que fijan su atención en el punto de encuentro entre el observador y lo observado. Tomadas con luz natural, las fotos de esta muestra evidencian la complicada naturaleza de los sentimientos y la objetividad, así como las posibles maneras de conectar historia y presencia.

La investigación de Cislanderus ha sido presentada en dos congresos académicos en la Universidad de Nueva York, y en febrero de 2016 también se presentó en la Universidad de Harvard, dentro del programa cultural del Observatorio de la Lengua Española del Instituto Cervantes. La exposición prevista para noviembre de 2016, en la sede de Nueva York del Instituto Cervantes, será la primera dedicada a Canarias por esta institución.   

Las fotografías se dividen en paisajes, vidas y caras. Estas últimas, en blanco y negro, son la forma de presentar a los miembros de la comunidad, cara a cara, con atención en su mirada y con el propósito de enfrentarla a la del espectador.  La serie de fotografías sobre vidas centra su atención en las intra-historias de los descendientes. Los protagonistas de estos retratos contextualizados se encuentran en sus propios espacios, domésticos o laborales, donde llevan a cabo su vida cotidiana.

Los espacios y paisajes elegidos trasladan a lugares asociados a la historia de los descendientes canarios en Estados Unidos. Dentro de estos, están los espacios inevitablemente asociados al imaginario de la comunidad, como los bayous (ríos) y las marismas de Luisiana, localizaciones emblemáticas e históricas, como el cementerio de la Parroquia de San Bernardo, pero también espacios desaparecidos tras el Katrina, esos lugares ausentes que son constantemente reconstruidos en la memoria de sus habitantes. Los descendientes canarios de Luisiana fueron los más afectados tras el paso del Katrina en 2015. En él perdieron sus casas y muchas vidas que son hoy recordadas en el Memorial del Katrina, en Shell Beach.

Entre 1778 y 1783 aproximadamente 2.500 canarios llegaron a la entonces Luisiana española para repoblar y defender el recién adquirido territorio de las tropas británicas. Familias enteras emprendieron un viaje hacia unas tierras húmedas, llenas de pantanos y a merced de frecuentes inundaciones. Cuatro fueron los asentamientos de los canarios alrededor de la ciudad de Nueva Orleans: Galveztown y Valenzuela, al norte de la ciudad de Nueva Orleans, y Barataria y La Concepción, más tarde renombrada como Parroquia de San Bernardo, al sur de la ciudad. De los cuatro, solo sobrevive el último. Si bien Luisiana dejó de ser territorio español en 1803, el español de Canarias se ha mantenido hasta nuestros días en algunos descendientes, aunque de forma cada vez más escasa y en peligro de extinción.

“Acercarse a una comunidad como ésta, sobre la que nos existen censos ni listas, es una tarea ardua. Cislanderus se ha construido a partir de muchos viajes a Luisiana, de mucha carretera, entrevistas y horas de trabajo de campo. Ya desde nuestro primer viaje a las marismas supimos que nuestra organizada agenda no iba a funcionar en las tierras húmedas de Delacroix Island o la Parroquia de San Bernardo. La única manera de entender la comunidad y acceder a los más mayores, sería aprendiendo el ritmo de los bayous. Las fotos de la muestra de Casa de Colón son el resultado de este trabajo, muchas veces de encuentros fortuitos y, en ocasiones, de esas casualidades que nos hacen descubrir lo inesperado. Nuestra exhibición muestra por primera vez las caras de esa hospitalaria comunidad, de los que ya se han ido y de los que aún les queda mucho por decir. Hasta ahora no existía un archivo gráfico consistente sobre estos descendientes, así que estamos muy satisfechos con el resultado un trabajo emocionante para nosotros”, destacan.

“Hemos querido que el nombre juegue con las siglas de Estados Unidos en inglés (U.S), pero también son el pronombre personal ‘us’, cuyo significado es ‘nosotros’. Este proyecto cultural reúne a los canarios de uno y otro lado, los de Estados Unidos y los del archipiélago.  Además de mostrar esta historia compartida desde el siglo XVIII, nuestro objetivo es hacer visible el presente de esta comunidad, que está formada por los descendientes de Luisiana, ahora en Casa de Colón, y por los de Texas. La segunda parte del proyecto, ya comenzada el pasado marzo, se centra en los descendientes de las 16 familias que viajaron en 1731 a San Antonio, en el estado de Texas”, explican.

La investigación de Cislanderus ha sido presentada en dos congresos académicos en la Universidad de Nueva York, y en febrero de 2016 también se presentó en la Universidad de Harvard, dentro del programa cultural del Observatorio de la Lengua Española del Instituto Cervantes. La exposición prevista para noviembre de 2016, en la sede de Nueva York del Instituto Cervantes será la primera dedicada a Canarias por esta institución.   

Aníbal Martel es fotógrafo por la Escuela de Arte y superior de Diseño de Gran Canaria, se especializó en la Escuela Superior de Comunicación, Imagen y Sonido de Madrid (CEV) y estudió Ciencias de la Información en la Universidad Complutense de Madrid. Su carrera profesional como fotógrafo independiente se desarrolla en diferentes medios impresos, digitales y agencias de prensa. Sus fotografías se pueden ver en revistas y prensa internacional.

Thenesoya V. Martín De la Nuez es doctoranda en el Departamento de Lenguas y Literaturas Romances y Profesora ayudante en la Universidad de Harvard y asociada graduada en el David Rockefeller Center forLatin American Studies, Harvard. Se licenció en Filología Hispánica en Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y en Literatura Comparada en la Universidad Complutense de Madrid, donde también completó un Máster en Estudios Literarios. En 2012 finalizó su Máster en la Universidad de Harvard. Ha publicado en revistas académicas de España, Estados Unidos y Guinea Ecuatorial.

 

 

 

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto
El fotoperiodista Aníbal Martel y la investigadora Thenesoya V. Martín de la Nuez.