La Casa de Colón exhibe históricos aguafuertes de Monzón, Ismael y Santana para celebrar los 40 años de este relevante proyecto común.

01 oct 2015

La Casa de Colón inauguró este jueves una exposición pequeña pero muy entrañable para este Museo. Se cumplen 40 años desde que el Taller de Grabado de la Casa de Colón, en 1975, reunió a tres de los más importantes artistas de Canarias en una misma carpeta gráfica.

Concebido como centro de producción y enseñanza, el Taller, que desarrolló su actividad en la Casa de Colón hasta la década de 1990 y hoy se encuentra en Tafira, se convirtió en excepcional lugar de trabajo y encuentro para artistas canarios y foráneos, como Rudolf Ackermann, Dimitri Papagueorgiu, Uwe Grumann, Alberto Manrique, César Mihalic, Jane Millares, Miró Mainou y Charina García, entre otros.

La muestra presentada hoy exhibe quince obras de los artistas ya fallecidos Juan Ismael, Rafael Monzón y Santiago Santana y que hace cuatro décadas fueron incluidas en una única carpeta, una de las primeras producciones del Taller de Grabado.

La carpeta fue estampada a mano por Charina García, responsable por entonces del taller, y también en aquella ocasión culminó con una muestra itinerante que fue presentada por Jesús Ortiz, catedrático de Dibujo y reconocido grabador.

Ahora, la muestra permanecerá abierta hasta el 1 de noviembre y podrá visitarse de lunes a viernes, de 10.00 a 21.00 horas; los sábados, de 10.00 a 18.00, y los domingos y festivos, de 10.00 a 15.00 horas.  

TRES VISIONES. La exposición incluye quince aguafuertes creados en 1975 por Juan Ismael (1907-1981), Rafael Monzón, (1910-1989) y Santiago Santana (1909-1996), tres de los artistas contemporáneos más significativos de Canarias.

A través de sus respectivas miradas, la serie desarrolla una personal, íntima y visceral exposición de Las Afortunadas, en la que el surrealismo onírico y la canariedad perturbadora de Juan Ismael se enfrentan a la tangible realidad social del mundo campesino visto por Felo Monzón.

Santiago Santana ofrece por su parte una visión muralista de los personajes, con anatomías rotundas, cuasi arquitectónicas, que llenan por completo cada ángulo de la obra y cuyo aspecto sosegado y ausente se distancia de la dureza de los rostros de Monzón.

Sus imágenes (cada uno diseñó cinco estampas que reflejaban las principales características de sus respectivas trayectorias artísticas) recrean el imaginario del archipiélago canario, compuesto por el mar, las barcas, los cardones, la arquitectura de los riscos, la tierra, las mantillas, las palmeras o los volcanes, en un recorrido que irremediablemente conduce hasta las Islas.

Cuarenta años después de su concepción, este conjunto es una referencia para el arte en Canarias, por la vigente novedad de la propuesta y la calidad de sus piezas, pero también un reflejo de un periodo histórico de profundos cambios políticos y sociales para España.

 

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto
Campesinas de Santiago Santana
Foto
Composición surrealista de Juan Ismael
Foto
Campesinas de Felo Monzón