La Casa de Colón acoge la 13ª edición de la Muestra de Cine Iberoamericano Ibértigo, mostrando la vigencia renovadora y el discurso cercano de la cinematografía producida en la otra orilla

15 oct 2015

La Casa de Colón acoge desde el día 16 y hasta el próximo 23 de octubre, la 13ª edición de la Muestra de Cine Iberoamericano de Las Palmas de Gran Canaria, que organiza la Asociación de Cine Vértigo, mostrándose como un recurrente escaparate para la difusión del cine iberoamericano más reciente, uno de los más apasionantes del momento.

En la mañana de hoy fue presentado el amplio programa de exhibiciones que tendrá lugar en el mencionado museo dependiente de la Consejería de Cultura del Cabildo de Gran Canaria, en cuyo adelanto a  los medios de comunicación estuvieron presentes el Director General de Cultura de la citada Corporación, Oswaldo Guerra; el viceconsejero de Cultura del Gobierno de Canarias, Aurelio González; el miembro de la Junta directiva de la Asociación de cine Vértigo, Jesús García Hermosa; el director del Festival de Cine de Las Palmas de Gran Canaria, Luis Miranda, y el cineasta salvadoreño José Luis Valle, que presentará en el marco del certamen sus últimos trabajos, ‘Las búsquedas’ (2013) y ‘El milagro del papa’ (2009).

Según explicó García Hermosa, la edición 13ª de la Muestra de Cine Iberoamericano Ibértigo realza el papel de la mujer en el cine, contando en su oferta con una presencia muy importante de realizadoras iberoamericanas. “Los grandes festivales suelen reservar un lugar especial de su palmarés para el cine iberoamericano, siguiendo la ola de otros grandes certámenes. Pero lo cierto es que también suele ocurrir que, a pesar de la creciente presencia de mujeres latinas en el campo de la realización, sus apariciones en el palmarés, salvo honrosas excepciones, pueden calificarse como testimoniales”, señaló.

Por su parte, el director salvadoreño José Luis Valle, se mostró crítico con los modelos de producción cinematográfica propios de la industria norteamericana, que se han venido copiando en las filmografías iberoamericanas. “Ni tienen nada que ver con nuestra realidad ni con nuestras posibilidades de producción. Por eso, que los cineastas latinos tengan como referencia los 300 millones de dólares que costó el rodaje de ‘Avatar’ es un despropósito que desvirtúa por completo el discurso y el sentido que debe poseer a mi juicio el cine que compartimos por afinidad millones y millones de hispanos”.

Una de las presencias más relevantes de esta 13ª edición de Ibértigo, que se celebrará entre el 16 y el 23 de octubre en la Casa de Colón, es la de la argentina Celina Murga, quien acudirá a presentar sus trabajos más recientes (‘Escuela normal’ y ‘La tercera orilla’), además de algunos de sus cortometrajes (incluyendo el que le encargó la Mostra de Venecia por su 70 cumpleaños). Con Murga se cerrará una semana de intensa actividad fílmica, en forma de 21 títulos de corto y largometraje, representando a 11 países de Iberoamérica, y en los que resulta felizmente destacable la presencia de una docena de mujeres en la dirección.

Además de Murga, destacan los casos de dos reputadas artistas, cada una en su campo, que han juntado sus fuerzas para codirigir ‘La mujer de los perros’. Con esa película argentina, la actriz Verónica Llinás y la productora Laura Citarella se han ganado el fervor de la crítica, algo que también está consiguiendo la venezolana Claudia Pinto con su largo de debut, ‘La distancia más larga’, presente en Ibértigo tras recibir el Premio Platino del cine iberoamericano a la mejor ópera prima. Otro galardón muy destacado fue el conseguido por el cortometraje brasileño ‘Sem Coraçáo’, codirigido por Nara Normande y que se impuso en la última edición de la Quincena de los Realizadores de Cannes.

Ibértigo muestra los primeros pasos de una cineasta canaria, María Sosa Betancor, de quien se exhibe el cortometraje ‘Eclipse’, tras su paso por el Festival de Málaga. Otro corto con participación española, ‘Sailor´s grave’, reúne a varios directores y directoras especializadas en animación, como la colombiana Cecilia Traslaviña o la española  Isabel Herguera. También del mundo de la animación estará presente en Ibértigo Lala Severi, con su trabajo ‘Soberano papeleo’.

Por último, es importante destacar la presencia en Ibértigo de María Antón, integrante de lacasinegra, una de las apariciones más sorprendentes del último cine español. Vendrá a presentar ‘Pas à Genève’, primer trabajo de un colectivo del que también forma parte la cineasta Elena López.

 

Interesante, fresco e innovador

En la presentación de la Mostra de Venecia, su director artístico Alberto Barbera afirmó con rotundidad que “las propuestas más interesantes, más frescas y también más innovadoras vienen de América Latina”. Esas palabras encontraron respaldo en su palmarés: León de oro a la venezolana Más allá, Mejor dirección para la argentina El clan y Premio Especial de la exigente sección Orizzonti a la brasileña Neon Bull. Esta apabullante victoria refrendó lo ocurrido en Cannes (Mejor guion para la mejicana Chronic y Cámara de Oro para la colombiana La tierra y la sombra) y Berlín (Gran Premio del Jurado para la chilena El club, Premio Alfred Bauer para la guatemalteca Ixcanul y Mejor guion para la chilena El botón de nácar).

Ese caudal de talento encuentra eco en Ibértigo – Muestra de cine iberoamericano de Las Palmas de Gran Canaria, que en su 13ª edición retoma vínculos con asiduos del certamen, como Lisandro Alonso, objeto de una retrospectiva en la 10ª edición y que ahora nos regala su última producción, Jauja, protagonizada por Viggo Mortensen. Otro icono, el recientemente fallecido Manoel de Oliveira, reaparece en Ibértigo con O velho do restelo, y el mexicano José Luis Valle nos visita con su más reciente trabajo, Las búsquedas (premiado en Biarritz) y su debut en el largometraje, el documental El milagro del Papa, después de haber participado en Ibértigo 2013 con Workers.

La reivindicada cinematografía peruana estará representada en Ibértigo con NN (Héctor Gálvez, 2014), preseleccionada por Perú para los Oscar. Otro país que siempre encuentra espacio en cualquier festival es Portugal, y de allí viene Otros amarán lo que yo amé, un bello tributo al que fuera director de la Cinemateca portuguesa, João Bénard da Costa.

Ibértigo reivindica el talento emergente, como el de la venezolana Claudia Pinto, Premio Platino a la mejor ópera prima por La distancia más larga. Lo mismo ocurre con el colectivo lacasinegra, que nos presentará una de las propuestas más sorprendentes de los últimos tiempos, Pas a Geneve. Otra joven cineasta, la grancanaria María Sosa, presenta el corto Eclipse, después de su paso por Málaga.

Los dos gigantes de Sudamérica contarán con su espacio en Ibértigo. Ausencia, del brasileño Chico Teixeira, llega con una extensa colección de galardone, y desde Argentina llega La mujer de los perros, fuertemente respaldada por la crítica especializada.

También desde Argentina nos visita una de las realizadoras más estimulantes de su generación, Celina Murga, a quien Martin Scorsese escogió para tutelarla durante más de un año y, posteriormente, producirle La tercera orilla, que se proyectará junto a su anterior largometraje, un premiado documental sobre el mundo de la enseñanza (Escuela normal) y varios de sus cortometrajes (incluyendo el encargado por la Mostra de Venecia en su 70º cumpleaños).

 

José Luis Valle

José Luis Valle, nacido en El Salvador (San Salvador, 1974), es ciudadano mexicano. Estudió en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos de la Universidad Nacional Autónoma de México (CUEC-UNAM). En 2002 participó en la producción del corto Ley de Thelema. En ese mismo año, y para su primer trabajo como director, el corto Tomo VII (2002), se atrevió a adaptar a Borges. Su siguiente cortometraje, Gravísima, altisonante, mínima, dulce e imaginada historia (2005), se estrenó en la Cineteca Nacional de México. Ese mismo año produce otro corto, Jis.

En el año 2005 tiene una episódica presencia como actor en el corto Reminiscencias. Con su primer largometraje como director, el documental El milagro del Papa (2009), participó en la Semana de la Crítica del Festival de Locarno y logró el premio FEISAL en el Festival de Guadalajara. En 2006, también en Guadalajara, su corto Quimera ganó la Kodak Filmschool Competition y recibió una Mención Especial del Jurado. Otro corto suyo, Vieja el último, obtuvo el premio ‘Un minuto por los derechos humanos’ del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos. Workers (2013), su debut en la ficción y que participó en Ibértigo 2013, había tenido su estreno mundial en la 63ª Berlinale (en la sección Panorama), y ganó el Abrazo de Oro como Mejor película latinoamericana en el Festival de Cine de Biarritz y el Colón de Oro como Mejor película iberoamericana en el Festival de Cine de Huelva, donde también ganó el premio al Mejor guion y el Premio de la Prensa Española a “la película que mejor refleja la realidad latinoamericana”. En México Workers ganó el premio Mezcal en el XXVIII Festival Internacional de Cine de Guadalajara y el premio Ojo como Mejor película en el XI Festival Internacional de Cine Morelia. Workers ha sido seleccionada por decenas de festivales entre ellos el de San Sebastián, Mar del Plata y Busan. También estuvo nominada a seis premios Ariel de la Academia mexicana en 2014.

Su segundo largometraje Las búsquedas (2013) ganó en México los Festivales de la Riviera Maya y Monterrey como Mejor película. En 2014 también ganó el World Cinema Amsterdam y el Premio del Jurado del Festival de Biarritz.

En 2013 José Luis Valle fue seleccionado para la Berlinale Residency, con cuyo apoyo desarrolla su nueva película. Valle también es autor de Cali y Mona, libro para niños y niñas ciegos escrito en braille y con diferentes texturas pegadas a mano, que va por la tercera edición en México. Desde 2015 es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte, del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, en la categoría Cine.

 

Celina Murga

Celina Murga nació en Paraná el 6 de abril de 1973. Proviene de una familia de médicos en la que su abuelo y su tío eran fotógrafos aficionados. De niña practicó la música, la pintura, etc., pero el deseo de dedicarse a hacer cine le surgió mientras estaba en la escuela secundaria, sin tener aún una idea muy clara de qué implicaba ese sueño. Corrían los años noventa y todavía no había llegado la expansión y diversificación de las herramientas audiovisuales, ni tampoco proliferaban muchas escuelas de cine.

A los dieciocho años se mudó a Buenos Aires. Estudió fotografía, cursó un año la carrera de Comunicación social y luego, Dirección en la Universidad del Cine, donde después fue docente. Allí conoció a Juan Villegas, con quien comparte vocación, trabajo y vida. Murga imparte clases en el Centro de Investigación Cinematográfica. Además de realizadora, también es autora de guiones.

Su primer corto se llamó Frío afuera (1996). Al año siguiente trabajó como editora de otro corto, La terraza. Con las piezas Interior-noche (1999) y Una tarde feliz (2002) participó en diferentes festivales. En aquellos años también probó con otras facetas de la profesión, como responsable del sonido del corto El nexo (2001) o ayudante de dirección de tres premiados largometrajes: Solo por hoy (Ariel Rotter, 2000), Sábado (Juan Villegas, 2001) y El fondo del mar (Damián Szifron, 2003). Su ópera prima Ana y los otros (2003), rodada en Paraná y Entre Ríos, cuenta el regreso de una joven a su ciudad natal tras varios años de ausencia. Recibió muchos elogios y premios de la crítica especializada tanto nacional como internacional (BAFICI, Venecia, Viennale, Rio de Janeiro).

Murga es una de las socias –junto con Juan Villegas, también guionista, director y crítico de cine– de la productora Tresmilmundos Cine. También forma parte del colectivo Proyecto de Cine Independiente (PCI), una asociación compuesta por 50 directores y directoras independientes de la Argentina. Su segunda película, Una semana solos (2008), retrata la vida de un grupo de jóvenes, de entre 7 y 14 años, que se quedan solos durante una semana en una casa ubicada dentro de un barrio cerrado. Tuvo su estreno internacional ese mismo año en el Festival de Cine de Venecia y fue premiada en varios e importantes festivales (BAFICI, Muchich, Tesalónica).

Mientras terminaba de montar Una semana solos, recibió una carta de la Fundación Rolex informándole que había sido preseleccionada para optar, junto con otros dos cineastas, a una beca. El mentor era Martin Scorsese, que eligió finalmente a Murga. Estuvieron compartiendo vivencias durante más de un año, mientras Celina terminaba de escribir el guion de La tercera orilla. En ese momento, poco antes del final de la beca, Scorsese se interesó por seguir siendo parte del proceso como productor ejecutivo de la película. Mientras tanto, recibió la invitación de la  Secretaría de Cultura de la Nación, dentro del marco de los festejos por el Bicentenario, para participar en el proyecto ‘25 miradas - 200 minutos’, con el corto Pavón (2010). Simultáneamente rodó su primer documental, Escuela Normal, estrenado dentro del 62° Festival Internacional de Cine de Berlín, recibiendo la Mención Especial del Premio Caligari, concedido por un jurado independiente a la Mejor película de la exigente sección Fórum.

Con motivo de la celebración de la 70ª edición de la Mostra de Venecia, Celina Murga fue convocada, junto con otros 70 cineastas, para filmar un corto de entre 60 y 90 segundos, en el que reflexionase sobre el futuro del cine. Su más reciente trabajo, La tercera orilla, fue estrenado en la Berlinale en 2014, contando con el apoyo presencial de Martin Scorsese.

La estética cinematográfica de Murga prefiere las estructuras de las producciones pequeñas, que permiten mayor libertad creativa. Ha logrado desarrollar un estilo cinematográfico particular, agudo y minimalista. A lo largo de su trayectoria ha forjado un lenguaje con marcas propias, en el que destaca su sensibilidad y empatía para acercarse a sus personajes y mostrar aquello que acontece a su alrededor desde una mirada muy personal, sin caer en el pintoresquismo, ni hacer énfasis o subrayados con aspiraciones de revelar una verdad única. Tiene un talento particular para convertir en cine la realidad que ella observa, los temas que le preocupan, y darle al factor autobiográfico un horizonte que trasciende la auto referencia.

Enlaces relacionados
Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto
Presentación Ibértigo 2015. De izq. a dcha., Jesús García, Oswaldo Guerra, José Luis Valle y Luis Miranda
Foto
El cineasta salvadoreño José Luis Valle
Foto
La directora argentina Celina Murga