Elsa López: “Las islas se nutren de las tradiciones orales, igual que en África”

09 jun 2017

“Dejé de pescar porque me daban pena los peces. Pero todavía hoy en día llevo a mis nietos a bucear y les enseño el fondo del mar, porque creo que es un prodigio”, comentó la escritora Elsa López el pasado jueves, 8 de junio, tras la proyección en la Casa de Colón del documental de Tarek Ode ‘Inevitable océano’, que bucea a su vez por las claves de la vida y la obra de este faro esencial del océano literario canario.

Elsa es una corriente oceánica permanente de palabras y sentimientos, tanto que el rumor marino la acompaña allá donde esté. “Yo oigo el mar cuando estoy fuera. En Berlín oía el ruido de las olas, que debían ser coches, pero yo lo confundía”, añadió esta poeta de letras ensalitradas. 

“Soy una persona que perdí mis raíces muy pronto. Me sacaron de África”, donde nació en 1943, concretamente en Santa Isabel de Fernando de Poo, en Guinea Ecuatorial, “luego de La Palma y después de Madrid, que para mí es otra isla, porque todos sabemos que al final de la Gran Vía está el mar. Me hecho fuerte a base de expulsiones y de enfrentarme a los expulsadotes”.

El trabajo del fotógrafo y documentalista tinerfeño Tarek Ode es una mirada delicada, sensible y respetuosa a Elsa López que en un momento sitúa a los espectadores y espectadoras frente a la ventana a la que se asomaba su madre en la casa familiar de La Palma: “Mi madre decía que le gustaba llorar y que se asomaba a esa ventana para sentir nostalgia y llorar”.

“Ustedes son todos melancólicos, es algo propio de Canarias, por eso hay tantos poetas, escultores y artistas en general”, señaló la creadora de la editorial La Palma, otra de las facetas que se destacan en el documental junto a su relación con el poeta José Hierro o el escritor Antonio Gala, entre otros autores y autoras.

Parte del relato de Ode se construye sobre imágenes en blanco y negro que forman parte del archivo familiar. Son viajes al pasado que muestran a Elsa López entre “las viejecitas” de Garafía, riendo, feliz, aprendiendo, creciendo. “Mi mundo es un mundo de mujeres. Bajo mi punto de vista, en Canarias es fundamental la cultura rural y la transmitida por las mujeres. Las islas se nutren de las tradiciones orales, igual que en África”.

“Mi vida”, resumió finalmente López en un acto que contó también con la participación del director general de Cultura, Patrimonio Histórico y Museos, del Cabildo de Gran Canaria, Oswaldo Guerra, “está significada realmente por el amor, sin cursilería, el amo a las personas, a las cosas, a la gente, a mis casas… Si alguien ve este documental verá precisamente esto, que he amado mucho”.

 

 

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto
Cartel ‘Inevitable océano’.
Foto
Tarek Ode,Oswaldo Guerra y Elsa López.