Disección pública de ‘Los Malditos’

19 oct 2016

Pocas veces los actores y protagonistas de las producciones teatrales en Canarias tienen oportunidad de explicar al público el proceso creativo que se esconde detrás de la musculatura de un montaje escénico. Desconocemos porqué no se emplea con más frecuencia este tipo de cara a cara que contribuye sin duda alguna a acercar el acontecimiento teatral al espectador desde el código de la cercanía. Y subrayamos en el contexto de las producciones concebidas en las Islas, porque sabemos de sobra que el teatro de exhibición de referencia en Canarias –el Cuyás- lo suele hacer con frecuencia con los elencos de algunas de las obras que integran la cartelera de su temporada.

Antes de su presentación en el Teatro Pérez Galdós el día 21 de octubre y de su próximo estreno en Uruguay, tras su paso por el Festival Internacional de Manizales (Colombia), ‘Los Malditos’ ya se postula como la obra teatral canaria que gozará de más proyección internacional durante esta presente temporada.

Ese encuentro se produjo en la Casa de Colón con varios de los artífices de la coproducción internacional teatral ‘Los Malditos’, que con naturalidad expusieron al público que acudió a la cita, el intrincado mecanismo de relojería que resulta poner en pié una obra de la envergadura del drama que, en clave de thriller policial, dirige Mario Vega.

Moderado por Manuel Benítez, el responsable artístico actual de programación de la Fundación Auditorio-Teatro Pérez Galdós, el encuentro contó con la presencia del director del montaje, el autor del texto, Antonio Lozano, el compositor y director musical responsable de la música incidental, José Brito, así como de dos de los cuatro actores que conforman el elenco de ‘Los Malditos’, el uruguayo Gustavo Saffores y el argentino Quique Fernández.

Tras visionarse un atractivo making off en blanco y negro de ocho minutos de duración realizado por Arima León sobre esta pieza teatral, los convocados adelantaron detalles curiosos, anécdotas y avatares que tuvieron lugar en el proceso de producción y ensayos que se prolongaron por espacio de dos meses antes de su estreno en el Festival TemudasFest de la capital grancanaria este verano.

Mario Vega señaló que su estilo de dirigir teatro siempre responde a su espíritu de experimentación.  “Mezclo técnicas y disciplinas para contar historias con el máximo de herramientas y recursos que pueda permitirme. Me fascinan los trucos escénicos que sorprendan al público y que estén al servicio de la dramaturgia”. En este sentido, Vega destacó la impresionante estructura tubular móvil que preside esta obra y que opera para estimular las distintas transiciones escénicas. “Los ensayos los plateo como un laboratorio en el que pruebo continuamente cosas con la colaboración de los actores. En ese proceso siempre juego y quizás por eso en algunas ocasiones no tengo claro nunca a dónde deseo llegar. Pero en esa búsqueda implico a todos los creadores de la producción, porque eso enriquece y multiplica las posibilidades del montaje”.

Por su parte, el autor de la dramaturgia, Antonio Lozano, que escribe su primer texto en solitario,  confesó que “no tuvo intención de dulcificar el texto. Acontecen sucesos terribles al ser humano en este mundo insolidario. Nada de lo que se cuenta en ‘Los Malditos’ es exagerado. Ocurre cerca de nosotros y lo ignoramos porque desde nuestra comodidad decidimos mirar a otro lado. No hay concesión a desdramatizar el contexto de la realidad. No me regodeo en la violencia y existen, todo hay que decirlo, tramos poéticos que suavizan el desarrollo de la tensión dramática, porque la emoción siempre nos lleva a la reflexión”, dijo.

También el compositor y director musical, José Brito, tomó la palabra para defender su trabajo en ‘Los Malditos’. “Asumí un contrato social con esta producción”, dijo quien barajó también la música de Mahler para poner melodía a la obra. “Finalmente Bethoveen nos permitía un juego de planos sonoros más rico que deconstruimos para volver a construirlos. Es la primera vez que componía música incidental para una obra de teatro. El texto de Lozano es muy flexible”, añadió Brito, quien señaló que una de las principales dificultades fue tener que grabar la banda sonora ‘a ciegas’ antes de que se iniciaran los ensayos del montaje.   

Dos de los protagonistas de la producción, Quique Fernández y Gustavo Saffores, se refirieron a su trabajo actoral en el contexto de un proceso creativo colectivo. Fernández, tras señalar que “trabajar con actores de distintas culturas y sensibilidades enriquece siempre”, dijo que “hemos poetizado el texto de Lozano, sin darle lecciones moralizantes al espectador. En esta obra de complicada teatralidad, incide mucho el lenguaje del audiovisual, que forma parte consustancial de la escena en todo momento”.

Gustavo Saffores advirtió que siempre ha tenido predilección y admiración “por los dramaturgos que, como Lozano, dicen lo que siempre firmarías y defenderías en voz alta como ser humano. ‘Los Malditos’ es un texto que hemos construido escénicamente entre todos. Su texto te atrapa. Cuando vi el anterior trabajo de Lozano, ‘Me llamo Suleimán’, imaginé por dónde transitaría esta nueva entrega de Mario Vega. ¿Por qué no se hará más este tipo de teatro?”, se preguntó el actor uruguayo.

 

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto
Manuel Benítez,moderador con Antonio Lozano, José Brito, Quique Fernández, Gustavo Saffores y Mario Vega
Foto
Intergrantes del encuentro