UN SAN ANDRÉS DE JOSÉ DE RIBERA LLENA DESDE HOY EL VACÍO DEJADO POR SAN JERÓNIMO EN LA CASA DE COLÓN

14 dic 2012

El pasado mes de septiembre la Casa de Colón, centro adscrito al Cabildo de Gran Canaria a través de la Consejería de Cultura, Patrimonio Histórico y Museos, decía adiós a un supuesto Ribera, un retrato de San Jerónimo cedido desde hacía décadas por el Museo del Prado y que fue reclamado por la pinacoteca para determinar si efectivamente era obra del Españoleto (Játiva, Valencia, 1591-Nápoles, 1652).

La marcha del cuadro, históricamente atribuido a Esteban March, dejó un hueco en las paredes del museo, pero también en el corazón de los grancanarios y, en particular, en el de los trabajadores de la Casa de Colón, que habían estado custodiando durante años y sin saberlo una joya del barroco español mucho más valiosa, al parecer, de lo que imaginaban.

Sin embargo, las gestiones llevadas a cabo por el consejero insular de Cultura, Patrimonio Histórico y Museos del Cabildo de Gran Canaria, Larry Álvarez, y por la directora de la Casa de Colón, Elena Acosta, han permitido llenar el vacío dejado por San Jerónimo en un tiempo récord (sólo tres meses).
Así, desde este jueves, cuelga en una de las salas del centro americanista, el más visitado de Gran Canaria, un San Andrés que nada tiene que envidiar a su antecesor.

El nuevo óleo tiene unas dimensiones similares a las del llevado a Madrid (127x100 centímetros, frente a 132 por 98), procede de la Colección Real del Museo del Prado y, lo que es más importante, es obra de José de Ribera sin ningún género de dudas.

De José de Ribera, representante máximo del tenebrismo en España, aunque gran parte de su carrera la desarrolló en Italia, se conocen varias versiones de este mismo santo. En concreto, la obra que desde hoy se halla en Colón lo representa de medio cuerpo, acompañado de un pez sobre una piedra y de la cruz en aspa, símbolo de su martirio.

Al acto de presentación del nuevo huésped han asistido, entre otros, el presiente del Cabildo de Gran Canaria, José Miguel Bravo de Laguna, el consejero insular de Cultura, Patrimonio Histórico y Museos, Larry Álvarez, y la delegada del Gobierno de Canarias, María del Carmen Hernández Bento, que ha colaborado en las gestiones llevadas a cabo con el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte.

Bravo de Laguna expresó su “alegría” por “una adquisición que, sin duda, se convierte en otro gran atractivo para la Casa de Colón, espacio emblemático de Gran Canaria”. Por su parte, Larry Álvarez quiso “animar a todos los grancanarios para que aprovechen la llegada de San Andrés para revisitar el centro o acercarse a él por primera vez, en el caso de quienes aún no tengan la suerte de conocerlo”.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto