ÚLTIMOS DÍAS PARA DISFRUTAR EN LA CASA DE COLÓN DE LA MUESTRA DEL CONEJERO JAVIER REYES, QUE DESCUBRE EL LANZAROTE INÉDITO DE LA POSGUERRA

22 ago 2013

Hasta el próximo día 1 de septiembre se mantendrá abierta en la Casa de Colón (c/ Colón, 1, Las Palmas de Gran Canaria), la excelente muestra fotográfica ‘La isla sumergida de Javier Reyes’, que ya han visitado más de cuatro mil personas desde que fuera inaugurada el junio pasado. La exposición producida por el Museo Internacional de Arte Contemporáneo de Lanzarote (MIAC) recoge un importante número de imágenes de la colección del citado octogenario fotógrafo realizadas durante casi tres décadas en la isla de Lanzarote.

Esta singular muestra que igualmente posee un gran valor documental, puede ser visitada en la Casa de Colón de lunes a viernes, de 10.00 a 21.00 horas, y los sábados, de 10.00 a 18.00 horas. También los domingos y festivos, de 10.00 a 15.00 horas.

Comisariada por el historiador y periodista Mario Ferrer y el fotógrafo Gerson Díaz, ‘La isla sumergida de Javier Reyes’ delata, sin pretensiones estéticas de ningún tipo, el pulso de la vida doméstica de la isla conejera, ofreciendo a los ojos de quien la contempla “un preciso atlas humano escrito en un lenguaje universal”, como señala el historiador Mario Ferrer. “Fotografía y ser humano a través de una suerte de actualizado hechicero de la aldea que sigue manejando la magia de las imágenes. En el fondo no es sino un encuentro más del hombre frente a su propia capacidad de crear y pensarse iconográficamente”.

Las imágenes de esta exposición surgen en un contexto histórico de posguerra agudizado por el histórico aislamiento de Lanzarote, por las pésimas condiciones del transporte -hasta los años 60 del siglo pasado, sólo funcionaban dos barcos de vapor semanales que enlazaban con Gran Canaria, y el aeropuerto empezaba entonces a funcionar regularmente- y las inexistentes telecomunicaciones -el teléfono llegó de forma masiva en los 70-.

Javier Reyes (Haría, 1926) se inició en la práctica profesional de la fotografía a los 18 años de forma casual, preparando más tarde en un rincón de su casa -donde aún reside- un modesto estudio con escasos recursos técnicos, por donde pasó prácticamente toda la población del norte de la isla, que en ese momento contaba con cinco mil habitantes. Entre 1943 y 1972 Javier Reyes practicó el retrato de forma autodidacta y fotografió escenas de la vida cotidiana a través de diferentes acontecimientos y actividades sociales, las fiestas, los bailes, los encuentros de amigos, las excursiones por mar, las ceremonias religiosas, las visitas ilustres o los deportes.

Reyes parece transformar con estas imágenes que se exhiben ahora en la Casa de Colón la mirada hacia la isla de Lanzarote al conectar a través de sus poderosas imágenes el pasado con el presente, recuperando la memoria de un tiempo en el que explora, pavimenta y registra cartográficamente las vidas de un grupo de personas con el que compartía la realidad. Porque las fotografías de Javier Reyes no son desde luego un intento de escapar de la realidad, sino todo lo contrario: un intento de animarla.

Los años en que Reyes realiza este trabajo, que se expuso en el MIAC de Lanzarote por primera vez de manera amplia, fueron desarrollados desde 1943 hasta 1972, y muestran múltiples escenas cotidianas capturadas en distintos pueblos del norte de Lanzarote, en Máguez, Haría, Yé, Punta Mujeres y La Graciosa, así como retratos realizados en el estudio ubicado en su casa de Haría. La obra fotográfica se complementa con diversos documentos y objetos que le acompañaron en su carrera profesional, junto a un vídeo documental realizado por Gerson Díaz. Asimismo, una mesa de luz con negativos ubicada en la sala sirve para entender la situación y condiciones en las que trabajaba Javier Reyes y compararlas con las reproducciones y ampliaciones que se exponen.

En 1996 el Ayuntamiento de Haría publicó el libro ‘Haría-Lanzarote. Recuerdos’, con varias fotografías de Reyes, y, en 2002, la misma institución organizó una pequeña exposición y editó un catálogo con imágenes suyas y de su primo Asterio Acuña Brito. En 2007, su archivo comenzó a ser digitalizado por Memoria Digital de Lanzarote  (www.memoriadelanzarote.com), un portal de aquel Cabildo Insular dedicado a la divulgación del patrimonio documental y gráfico de Lanzarote. Actualmente, incluye más de 3.000 negativos de la colección de Javier Reyes y cuenta con la ayuda del propio autor para su documentación.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto