LA CASA DE COLÓN ORGANIZA EL FESTIVAL INTERNACIONAL DEL DIA DE LOS MUERTOS CON UNA PROPUESTA QUE OFRECE EXPOSICIONES, TEATRO, CINE Y TALLERES INFANTILES

09 nov 2010

Nadieshda es el nombre de un colectivo cultural internacional que hace ocho años creó el Festival Internacional del Día de Muertos, con la finalidad de propiciar la divulgación de esta singular tradición mexicana a través de iniciativas culturales  en diversos foros del mundo. Desde 2005 la Casa de Colón acoge este curioso festival alrededor del culto a la muerte, que en esta nueva edición que dará comienzo el viernes, día 12 de noviembre, contempla la inauguración de la interesante exposición de fotografía Visiones de la Muerte, que reúne una treintena de imágenes seleccionadas de las miles que se presentaron al Concurso Internacional de Fotografía Digital FIDM del pasado año. La citada muestra, que se exhibió en el Queens Museum of Arts de Nueva York, se inaugura a las 19.30 horas en el museo americanista dependiente del Cabildo grancanario, tras la presentación del altar tradicional del Estado de Guanajuato realizado en esta ocasión por el Colectivo Acadac (Arte y Cultura a través de la Distancia).

Pero no sólo la fotografía articulará las distintas visiones que alrededor de la muerte poseen los creadores de diversas culturas del mundo. La Casa de Colón acogerá desde el día 12 y hasta el 19 de noviembre la muestra de pintura Una mirada sobre la muerte, así como la proyección de una selección de cuarenta minutos de duración de cortometrajes ganadores del Short Films Festival of Mexico del pasado 2009. También para los más pequeños se desarrolla en horario de mañana hasta el día 30 de noviembre el taller escolar orientado a alumnos de Educación Primaria, Día de muertos. ¡Qué viva México¡, que impulsa el DEAC del museo ubicado en Vegueta.

El día 14 de noviembre será presentado en dicho museo, a las 20.00 horas, el montaje teatral protagonizado por la compañía teatral Nadieshda de Gran Canaria, Entre Vivos y Muertos, una propuesta que incluye música y poesía dramatizada sobre el argumento de la muerte, bajo la dirección de Miguel Vaylón. Las reservas para asistir a dicho montaje, cuya entrada cuesta 10 euros, hay que formularlas al teléfono 696 108 314.

La tradición mexicana de rendir culto a sus muertos se remonta a épocas ancestrales y se ve reflejada en los orígenes de diversas culturas mesoamericanas. La tumba más antigua que nos ilustra sobre las costumbres funerarias de los antiguos mexicanos fue localizada en la cueva “El Gallo” que data de hace 2.300 años. Con la llegada de los españoles, se desarrollan ambas culturas en un sincretismo enriquecedor propiciado por la conjunción de ritos pagano-cristianos que se fundieron y dieron origen a la tradición del Día de Muertos en México, evento que permanece vigente con fuerte arraigo popular entre las comunidades mexicanas. El arte en sus diversas manifestaciones siempre ha tenido especial presencia en estas manifestaciones costumbristas. La cocina, la pintura, la escultura, la música, la poesía, la fotografía y hasta las artes escénicas están presentes en estas noches de noviembre en México.

El programa organizado en la Casa de Colón, centro dependiente de la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico y Cultural del Cabildo grancanario, se ha desarrollado con anterioridad  en el  Couvent des Cordeliers de París, la Casa de Cantabria en Madrid, el Queens Museum of Art de Nueva York y, tras su paso por Gran Canaria, podrá contemplarse en el Centro Fox de Guanajuato, en la Sala Julián Carrillo de la Universidad Nacional Autónoma de México y en el Museo Cultural de las Artes Gráficas de México D.F.

El día 12 quedará inaugurado también en la Casa de Colón el Altar de Muertos, caracterizado por la riqueza de sus adornos, por la ingeniosidad de sus figuras, por los objetos o las viandas  culinarias que se ofrecen en el mismo, y cuyo objetivo es recordar a quienes nos han precedido en el viaje sin retorno, basándose en la creencia de que las almas de los muertos visitan a los vivos en este día.

ALTAR DE MUERTOS

¿Qué significan cada uno de los elementos del altar?

El retrato del recordado sugiere el ánima que los visitará la noche del 2 de noviembre. La imagen de las ánimas del purgatorio sirve para obtener la salida del purgatorio del alma de nuestro difunto por si acaso se encontrara ahí.

Los cirios, sobre todo si son morados, son señal de duelo.

La cruz pequeña se pone por si el ánima se encontraba en el purgatorio, ayudándolo a salir de ahí para continuar su viaje.

Las calaveras de azúcar, medianas en el nivel superior, son alusión a la muerte, siempre presente.

Los cuatro cirios en cruz representan los cuatro puntos cardinales, de manera que el ánima pueda orientarse hasta encontrar su camino y su casa.

Las tres calaveras pequeñas y en un nivel bajo, son dedicadas a la Santísima Trinidad, y la grande en el mismo nivel, al Padre Eterno.

El agua en la jarra es para que se moje los labios resecos por el largo viaje desde el más allá.

El licor, tequila preferiblemente, es para que recuerde los grandes acontecimientos agradables durante su vida y decida visitar a los vivos.

El copal o incienso sirve para que su humo limpie el lugar de malos espíritus y así pueda entrar el ánima a su casa sin ningún peligro.

La comida tiene por objeto deleitar al ánima que nos visita.

La cruz grande de ceniza sirve para que al llegar el ánima hasta el altar pueda expiar sus culpas pendientes.

Las flores sirven para adornar y aromatizar el lugar durante el tiempo que esté presente el ánima.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto