LA CASA DE COLÓN OFRECE EL JUEVES 27 EL FILME 'SATANÁS', CUARTO QUE EXHIBE DEL CICLO DE CINE IBEROAMERICANO

27 may 2010

En el marco del Ciclo de Cine Iberoamericano iniciado el pasado mes de febrero por la Casa de Colón y la Asociación de Cine Vértigo bajo el nombre Colón Cinema, el próximo jueves 27 de mayo se proyectará a las 20.30 horas el cuarto de los filmes que incluye el mencionado ciclo, titulado Satanás.

Se trata de un drama en formato de largometraje, de 95 minutos, presentado en 2007 y en el que la pasión, la violencia y los secretos colisionan cuando sus tres personajes ponen a prueba sus sueños y temores. Calificada como provocativa y enigmática, Satanás trata de un trío de historias entrelazadas que reflejan la interconexión existente entre los eventos en nuestras vidas, y el efecto dominó que las acciones de una persona pueden llegar a tener sobre la vida de otro.

La crítica parece coincidir en que Satanás ha supuesto un hito en Colombia, país amante de esta temática que, sin embargo, no ha sido aún desarrollada cinematográficamente con la apuesta clara que cabría esperar. Algún especialista ha dicho de este film que es ‘una bofetada, un golpe seco en la cara que sacude las entrañas de manera violenta’, una afirmación que ha terminado por ser suscrita unánimemente.

La obra está basada en la novela homónima del escritor colombiano Mario Mendoza. Y sobre ella este director colombiano basa el guión y las secuencias de la cinta, no sin practicar antes en ella importantes modificaciones. La primera, la supresión por Baiz de una de las cuatro historias que componen la novela, en todo caso la que pudiera presentarse como menos verosímil.

Y en esa línea, también, la desaparición de algunos fragmentos considerados por el realizador como innecesarios, e incluso de ciertos vínculos empleados por el escritor en la trama original y que prefirió desechar Andi Baiz, al considerarlos válidos para el papel y no así para la pantalla. De esta manera, el joven director y guionista caleño ha logrado reinterpretar el  fragmento de historia bogotana que supuso la masacre de Pozetto, formulando un nuevo argumento narrativo con gran acierto final.

A pesar de ello, el director colombiano ha sabido respetar y transmitir la solidez de la propuesta narrativa originaria, así como su acertada estructura y la verosimilitud que le avala,  a través además de  una excelente construcción de personajes y de la carga profunda de reflexión que lleva a cabo en torno al bien, al mal y a la sociedad actual.

Es por ello, en cuanto al argumento, que cuando la novela incide más en enmarcar los hechos siniestros acaecidos en la ciudad y en cada uno de los personajes como consecuencia de una fuerza oscura y poderosa, una posesión maligna que en cierto momento no es posible dominar (clara alusión al título, Satanás), en el planteamiento cinematográfico de Baiz, en cambio, el soporte satánico del libro cede el paso  a la fuerza de la presión social, poco presente en la obra escrita y sin embargo ejemplificada en el pasaje en el que el padre Ernesto intenta explicar a un amigo sacerdote las razones que llevan a un padre de familia a matar a sus hijos pequeños por física conmiseración: “…La otra posición es aceptar que la gente común corriente es lanzada a situaciones extremas y delirantes como consecuencia del ritmo de vida que estamos llevando. Solo importa el dinero, la clase social, nadie habla con sus vecinos, no hay empleo, vivimos en grandes ciudades, entre multitudes pero sin amigos y cada vez más solos. Hasta que alguien, como si fuera un termómetro social que mide la irracionalidad general, estalla, mata, atraca un banco o se tira desde un puente. Si pensamos de esta manera, la responsabilidad de estos delitos es nuestra, de todos, pues estamos construyendo un monstruo que va a terminar tragándonos y destruyéndonos…”

Así, mientras la prosa recurre al demonio, a Satanás, los fotogramas nos recuerdan cada uno que las pasiones humanas, el miedo, la culpa, el arrepentimiento, la venganza, el pecado, la soledad y el arribismo, entre otros, son los productos de una suma perenne de bofetadas que la sociedad y la vida nos dan a todos a diario y que se constituyen como una sumatoria de desengaños que, en última instancia, muchos, encuentran legítimo salir a vengar. Vivimos en ciudades agrestes, en selvas de ladrillo dónde prevalece la ley del más fuerte y Satanás, libro y película, llegan para contárnoslo.

Hay que decir también que la música y la fotografía de la película han sido consideradas como sobresalientes y que cuenta con una tensión dramática muy bien lograda, que va desde la sangre que corre como un río en el suelo la plaza de mercado hasta el arete que María recoge del suelo minutos antes de abandonar una vida que la llevó al infierno. Por esto y más, ya Satanás ha recogido numerosos premios que lo avalan como uno de los mejores filmes de los últimos años en estas latitudes.

Colón Cínema

Este filme se exhibe en el contexto del esfuerzo que la Casa de Colón y la Asociación de Cine Vértigo están realizando para desarrollar un programa de difusión y promoción de las cinematografías de América Latina,  mediante la exhibición -en un marco estrictamente cultural- de una diversidad de obras cinematográficas de todos los géneros.

Colón Cínema propone un recorrido atrevido por el cine hecho a ambos lados del Atlántico, reivindicando la mirada personal de autores de ambas orillas. En ese recorrido pretendemos contar con la complicidad del público a la hora de recuperar la figura de cineastas de capital importancia en el devenir del cine iberoamericano. Será una ventana abierta a la actualidad y a la historia, al riesgo incomprendido y al clasicismo incuestionable, pero sobre todo, al buen cine.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto