LA CASA DE COLÓN OFRECE EL JUEVES 22 EL FILME SOY CUBA, TERCERO DEL CICLO DE CINE IBEROAMERICANO EN EXHIBICIÓN

19 abr 2010

En el marco del Ciclo de Cine Iberoamericano iniciado el pasado mes de febrero por la Casa de Colón y la Asociación de Cine Vértigo bajo el nombre Colón Cínema, el próximo jueves 22 de abril se proyectará a las 20.30 horas el tercero de los filmes en exhibición, titulado Soy Cuba.

Se trata de un largometraje de 141 minutos, estructurado en cuatro historias cortas acerca del sufrimiento de la gente cubana y sus reacciones, variando del asombro pasivo en la primera, a la marcha de la guerrilla después. Entre las historias, una narradora (representando “la voz de Cuba”) dice cosas tales como, “Soy Cuba, la Cuba de los casinos, pero también de la gente”.

La primera historia muestra las masas cubanas indigentes puestas en contraste con el esplendor en los casinos para estadounidenses y la prostitución en La Habana. La historia siguiente narra la quema de un campo de caña de azúcar cuando el campesino descubre que va a perder su tierra en favor de la United Fruit Company. La tercera historia describe la represión de estudiantes rebeldes en la Universidad de La Habana (que ofrece uno de los planos más largos de la cámara). La parte final muestra a granjeros que ayudan a los rebeldes en la Sierra Maestra, conduciendo en última instancia a la marcha triunfal en La Habana para proclamar el triunfo de la Revolución.

Producida en 1964 por el director soviético Mijaíl Kalatozov, Soy Cuba no fue bien recibida por el público cubano ni por el soviético, y fue completamente olvidada hasta que fue redescubierta por cineastas estadounidenses 30 años después. La acrobática filmación y su indiosincrático escenario llevó a los directores como Martín Scorsese a lanzar una campaña para promover su redifusión.

Prodigio de técnica

La película desarrolla su argumento a través de personajes que representan marcadamente los estereotipos de la Cuba en aquellos años, haciendo muy evidentes las connotaciones con la revolución popular y con los nuevos escenarios generados por los dirigentes políticos de la época; entre ellos, por ejemplo, los sembrados de la caña de azúcar en clara contraposición con los elementos de confort propios de la burguesía hacendada y turística reinante. Ahí tenemos uno de los principales  hechos a destacar del filme.

El director obtuvo grandes dosis de libertad para llevar a cabo su cometido; igualmente recibió mucha ayuda de ambos gobiernos. En este sentido, hizo uso de planos subjetivos y prolongados mucho más tiempo de lo habitual, lo cual exigió de movimientos de cámara de difícil ejecución, añadiendo incluso técnicas fílmicas innovadoras, tales como sumergir una cámara y añadirle lentes herméticas con un periscopio especial. En un momento dado, más de un millar de soldados fueron trasladados a un remoto lugar para filmar una escena, a pesar de que la Crisis de los Misiles estaba sucediendo en ese momento.

La película tiene lugar históricamente justo después de la Revolución Cubana de 1959 y la caída de la dictadura pro estadounidenses de Fulgencio Batista. En esas circunstancias, el gobierno socialista de Fidel Castro, aislado por los Estados Unidos tras romper relaciones diplomáticas en 1961, miró hacia la Unión Soviética en busca de apoyo audiovisual. El gobierno soviético, interesado en promocionar internacionalmente el sistema comunista, se mostró de acuerdo en financiar y apoyar el film cubano, aunque luego ni cubanos ni soviéticos miraran el resultado de la misma con agrado, teniendo que esperar treinta años para que ser rescatada del olvido. Primero por el escritor cubano Guillermo Cabrera Infante, quien la visionó en 1992 con ocasión del Festival de cine de Telluride, en el marco de una retrospectiva de su director. Y a continuación por realizadores norteamericanos del mayor renombre, entre ellos Martín Scorsese o Francis Ford Coppola.

Colón Cínema

Este filme se exhibe en el contexto del esfuerzo que la Casa de Colón y la Asociación de Cine Vértigo están realizando para desarrollar un programa de difusión y promoción de las cinematografías de América Latina,  mediante la exhibición -en un marco estrictamente cultural- de una diversidad de obras cinematográficas de todos los géneros.

Colón Cínema propone un recorrido atrevido por el cine hecho a ambos lados del Atlántico, reivindicando la mirada personal de autores de ambas orillas. En ese recorrido pretendemos contar con la complicidad del público a la hora de recuperar la figura de cineastas de capital importancia en el devenir del cine iberoamericano. Será una ventana abierta a la actualidad y a la historia, al riesgo incomprendido y al clasicismo incuestionable, pero sobre todo, al buen cine.

Los filmes de este ciclo que restan aún por exhibirse, se mostrarán entre los meses de mayo y julio: el 27 de mayo el filme colombiano Satanás, en torno a las tentaciones; el 17 de junio La dignidad de los nadies, coproducción centrada en los movimientos de resistencia social en Argentina; y el 29 de julio la película brasileña Ciudad de Dios, en la que se narra la vida de varias personas de una favela de Río de Janeiro durante los treinta años que llevan juntos.


COLÓN CÍNEMA

PRÓXIMA PROYECCIÓN  Jueves 22 ABRIL 2010 - 20,30 h.

SOY CUBA (1964)
Cuba, URSS, 1964. B/N. V.O.S.E.
Duración: 141 minutos.
Dirección: Mikhail Kalatozov.
Guión: Enrique Pineda Barnet y Yevgeni Yevtushenko.
Fotografía: Sergei Urusevsky.
Montaje: Nina Glagoleva.
Música original: Carlos Fariñas.
Intérpretes: Luz María Collazo (María/Betty), José Galllardo (Pedro), Raúl García (Enrique), Sergio Corrieri (Alberto), Jean Bouise (Jim), Celia Rodríguez (Gloria), Roberto García York (Activista americano), Luisa Maeia Jiménez (Teresa), Mario González Broche (Pablo).

Sinopsis: A través de cuatro historias, Soy Cuba describe la lenta evolución de Cuba, del régimen de Batista a la revolución de Fidel Castro. Son cuatro narraciones que refuerzan el ideal comunista frente al capitalismo. A lo largo de estos episodios, Cuba se libera de sus dependencias políticas para reafirmar su identidad, singular e independiente, con sus contradicciones y esperanzas.

Reconocimientos
• Premios de la crítica americana: Archival award.
• Sindicato de operadores de cámara americanos: Historical Shot award.
• Independent Spirits Awards: Nominada como Mejor película extranjera

De ella han dicho
• “Visualmente. Todo un clásico” – Variety.
• “Bella, encantadora, milagrosa… Esta película debería estar en el Top 10 de la historia del cine – The Guardian.
• “Un memorable y lírico canto a la poderosa capacidad de transformación que tiene el cine” –  The British Film Institute.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto