JOSÉ MIGUEL PÉREZ SOLICITA A LOS HISTORIADORES QUE SEAN RESPONSABLES DE LA HISTORIA QUE “NOS UNE Y NOS ENCUENTRA PERIÓDICAMENTE” EN LOS COLOQUIOS DE HISTORIA CANARIO-AMERICANA

18 oct 2010

“Somos responsables de una historia que nos une y nos encuentra de forma periódica en Gran Canaria”. De esta manera José Miguel Pérez, presidente del Cabildo grancanario, inauguró en la sede de la Casa de Colón en la mañana de hoy lunes, día 18, la XIX edición del Coloquio de Historia Canario Americana que hasta el próximo día 22 tendrá lugar en el citado centro americanista de Las Palmas de Gran Canaria. 

En su intervención de bienvenida a los historiadores, el presidente del Cabildo grancanario, José Miguel Pérez, tuvo una mención especial para el intelectual recientemente fallecido en México, Juan Marichal, a quien definió como un “hombre de ambas orillas comprometido con la vida de su tiempo”, así como para Francisco Morales Padrón, catedrático emérito de la Universidad de Sevilla, y principal valedor y responsable de los Coloquios de Historia Canario-Americana, que debido a su edad avanzada no ha podido desplazarse a Gran Canaria. Con respecto a Marichal, el presidente se refirió a la “nueva edad de plata de la cultura” que junto a otros ilustres intelectuales españoles protagonizaron en la América del exilio.

Pérez se refirió a dos de los ejes que vertebran la edición presente: la independencia de las repúblicas iberoamericanas y las ciudades atlánticas. “Son dos referencias importantes para abordar cuestiones que son de absoluta actualidad”, dijo. “1810 no es una fecha inicial porque se vislumbró desde muchas décadas antes lo que iba a acontecer más tarde en esa primera parte del siglo XIX. En aquellos momentos buena parte de las decisiones que se adoptaron reflejaban un equivocado diagnóstico, fueran absolutistas o liberales los que quisieran entender lo que estaba aconteciendo en América”. Con respecto al tema de las ciudades atlánticas, José Miguel Pérez explicó que “supone un formidable punto de encuentro para problemas que son comunes en muchos espacios urbanos en las orillas que bañan el Atlántico”, y confió en que las ponencias y trabajos que se presentarán en esta sección “puedan alumbrar proyectos y soluciones que nos ayuden a convivir en esa parte de la sociedad que es el mundo urbano cada vez más mayoritario en todas partes”.

STRAKA Y EL SENTIDO URBANO DE LA EMANCIPACIÓN

A continuación, el historiador venezolano, Tomás Straka, protagonizó la conferencia inaugural de esta edición que aborda como eje central el tema de Canarias y la independencia de las repúblicas iberoamericanas. El historiador abordó en su intervención el paso de la ciudad colonial a la utópica como aspecto característico de todo el sentido general que encerró la Emancipación.

Cuando en la famosa carta de 1825 a su tío Esteban Palacios, Simón Bolívar afirma que “Caracas no existe”, pero que de “sus cenizas, sus monumentos, la tierra que tuvo, han quedado resplandecientes de libertad”, no sólo trataba de darle consuelo a un miembro de la hasta hacía poco orgullosa elite caraqueña, que después de dos décadas en la Metrópoli se iba a encontrar con la devastación dejada por la guerra, el terremoto y las pestes que habían azotado a Venezuela, dijo Straka.

También estaba manifestando tres cosas fundamentales para comprender el sentido de lo que encerró y significó la Emancipación: el tránsito de la vieja república municipal y su soberanía corporativa –la “República de Caracas”- de Antiguo Régimen, a la moderna, nacional y liberal, que esperaba construirse. El final de esos “viejos usos de la sociedad civil”, que en otro documento subrayó, propios de la ciudad criolla que había sido Caracas hasta 1810, y que se necesitaban rehacer. Y, también, como siempre en su pensamiento, la tensión entre la utopía de un mundo idílico, en trance de edificación con la revolución hispanoamericana, según soñaba, y la severidad de una realidad que parecía desmentir tal posibilidad.

“Si Caracas, tal como se conocía, no iba a existir más, no importaba tanto: he allí, a la vista, el futuro, la nueva ciudad utópica que pensaba construir –incluso propuso un nombre: Las Casas- y la nueva república “resplandeciente de libertad”. Ese paso de la ciudad colonial, con sus problemas, pero real, a la utópica, que al final no fue, es característico de todo el sentido general que encerró la Emancipación”, explicó el venezolano.

PROGRAMA DEL DÍA 19 DE OCTUBRE

Las sesiones del coloquio proseguirán mañana martes, día 19, con las secciones de Historia Social, Historia Política e Institucional, Geografía y Organización Territorial e Historiografía. También mañana dará comienzo el seminario “Pasado y presente de las ciudades atlánticas” que coordina Miguel Suárez Bosa. La sesión plenaria la protagonizará Manuel Chust, de la Universidad Jaume I de Valencia, con la conferencia que pronunciará a las 19,45 horas, “Las independencia iberoamericanas en su laberinto”. Un total de 38 ponencias serán presentadas el martes, uno de los días más intensos que se esperan del coloquio que tiene lugar en la Casa de Colón.

SEMINARIO CIUDADES ATLÁNTICAS

Uno de los ejes que vertebra esta XIX edición del Coloquio de Historia Canario-Americana, es el seminario monográfico denominado Pasado y presente de las ciudades atlánticas, que coordina Miguel Suárez Bosa, y que da comienzo el día 19 de octubre. Según señala Bosa “se analizarán las ciudades atlánticas a través de la historia partiendo de varios ejes básicos, desde la conformación de las urbes a lo largo de los siglos a partir del inicio del Descubrimiento y la posterior configuración de un área o espacio atlántico, hasta la ocupación geográfica y urbana de las mismas, pasando por el patrimonio que muchas de ellas atesoran”.

El historiador opina “que existe un paradigma de ciudad atlántica que se configura desde el Descubrimiento y el inicio de la Conquista de los Archipiélagos Atlánticos y que se ha configurado a lo largo de la historia. Ese paradigma se asemeja a la imagen que presenta Saramago en su novela La balsa de piedra. Ciudades que navegan a lo largo del Atlántico. La configuración de las ciudades latinoamericanas es fundamental para entender el mundo latinoamericano”, dice.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto