EL HISTORIADOR E HISPANISTA FRANCÉS JOSEPH PÉREZ CLAUSURA MAÑANA EL COLOQUIO DE HISTORIA CANARIO-AMERICANA EN LA CASA DE COLÓN

21 oct 2010

Mañana viernes, día 22, el historiador e hispanista francés Joseph Pérez de la universidad francesa de Burdeos clausurará en la Casa de Colón la  XIX edición del Coloquio de Historia Canario Americana, con una conferencia en la que el catedrático emérito de Historia Moderna se referirá a los conceptos de pueblo y nación en la crisis revolucionaria de Hispanoamérica. Tras la intervención de Pérez, prevista a las 12.30 horas, la organización del mencionado coloquio que por espacio de cinco días ha tenido lugar en el citado centro americanista de Vegueta con el concurso de 140 especialistas de Canarias, Europa y América, adelantará las conclusiones de esta edición que ha estado dedicada al mundo atlántico y Canarias en el bicentenario de la Independencia de las Repúblicas Iberoamericanas.

Joseph Pérez es un viejo conocido en los Coloquios de Historia Canario Americana en cuyas ediciones anteriores ha participado en distintas ocasiones. Hijo de valencianos sintetiza como pocos una doble fidelidad. De una parte, la del país donde nació en 1931, y en cuya escuela pública se forjó como ferviente jacobino, y de otra, la de la patria de sus mayores, a la que ha dedicado sus esfuerzos como reputado historiador. El historiador francés, que fue director de la Casa de Velázquez de Madrid, está especializado en el estudio del nacimiento y la formación del Estado español moderno, y su obra más importante es La revolución de las comunidades de Castilla (1520-1521), además de La España de los Reyes Católicos y otra monografía Isabel y Fernando. Puede vanagloriarse de que tanto Francia como España han reconocido su esfuerzo investigador: es oficial de la Legión de Honor, posee la Gran Cruz de Alfonso X el Sabio y es comendador de la orden de Isabel la Católica.

Pérez valora muy positivamente la experiencia de los Coloquios que impulsa el Cabildo grancanario a través de la Casa de Colón desde hace 34 años. “La historia regional permite compensar el carácter forzosamente abstracto de las historias generales, enseñándonos lo que era verdaderamente la vida en determinada zona y en determinada época, al mismo tiempo que el conocimiento de situaciones de excepción, marginales, poco o nada conformes a la norma general, permite comprender mejor el sentido de esta norma y de una evolución”. No obstante, el catedrático de Historia Moderna aconseja administrar cierta dosis de prudencia en el flujo investigador de tanto historiador y especialista, cuando estima que “este esfuerzo de regionalización exige algunas precauciones, porque no conviene confundir la erudición con la ciencia; no es lo mismo”.

“Para realizar una labor científica es imprescindible recoger y compilar datos en los archivos y bibliotecas; cuantos más datos se recojan, mejor. Esto es sólo una tarea previa, preliminar, que permite formarse una idea precisa de un fenómeno. El verdadero trabajo científico empieza cuando de aquella cosecha de materiales brutos el historiador procura sacar un hilo conductor, unas hipótesis que den sentido a los datos, una explicación que parte de los hechos y selecciona de ellos los que le parecen más significativos. Proceder de otra manera sería confundir el andamio con el edificio”.
Pérez, que fue discípulo de Marcel Bataillon y Pierre Vilar, aprendió de ellos a enfocar los temas relativos a España en una perspectiva muy amplia, relacionándolos con lo que ocurría en el resto de Europa y del mundo. “Durante 40 años me he dedicado a la enseñanza en una universidad francesa y me he esforzado por presentar a mis alumnos -futuros hispanistas o profesores de español- una interpretación distinta de la que tantas veces conocían por la lectura de periódicos, por la televisión o por el cine”, confiesa.

Joseph Pérez es partidario de enfocar con una perspectiva histórica el pulso del pasado de las naciones. “Así es como se puede llegar a una visión objetiva de lo que fue una nación”. Detrás de esa afirmación y metodología de trabajo se esconde igualmente su concepción de la Historia:  “Es conveniente además presentar perspectivas amplias. Se trata de dar una explicación, no una mera descripción ni un catálogo de lo que ha pasado. Ahora bien, para ser adecuada, la explicación histórica requiere ser total, al menos lo más total posible porque la actividad del hombre, por encima de sus manifestaciones, que son múltiples, forma una unidad y la historia debe procurar dar cuenta de esta unidad, una unidad dialéctica y no simplemente mecánica. Necesitamos tener una visión de conjunto de lo que fue la sociedad, explicar cómo y en qué circunstancias se relacionan los varios aspectos de la actividad humana y cómo uno repercute sobre los demás. De ahí el interés del método comparativo: las analogías y las diferencias con lo que ocurre en otras ciudades, provincias, naciones, dicen mucho sobre lo acontecido en determinada ciudad, provincia o nación. La comparación permite situar muchas cosas en su perspectiva exacta, relativizarlas y así entenderlas mejor”.

CONFERENCIA DE CLAUSURA

Según Joseph Pérez, “desde un punto de vista sociológico, nación y pueblo se oponen como lo abstracto y lo concreto. La nación es una idea, mientras que el pueblo es una realidad vivida. Si se admite que la nación es superior a los individuos que la componen se pensará que la nación es más que el pueblo”, señala el historiador. “Otra teoría considera que la soberanía pertenece al pueblo, es decir a todos los ciudadanos que tienen el derecho estricto de ejercerla a su antojo”, añade.

Argumentando la exposición que cerrará en la Casa de Colón la edición del coloquio, Joseph Pérez avanza que “la clase de los criollos procuró conservar los privilegios de que gozaba. Lo hizo en nombre de la nación, de la que se consideró como creadora. El proyecto nacional se convirtió así en principio de legitimación de la preeminencia social de los criollos. De ahí los mitos que todavía perduran en Hispanoamérica: el culto a los héroes, a los libertadores”, explica.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto