La Casa de Colón proyecta ‘Peones', del director brasileño Eduardo Coutinho

21 may 2014

La Casa de Colón (c/ Colón, 1, Las Palmas de Gran Canaria) proyecta este jueves, día 22, a las 20.00 horas, el documental de producción brasileña ‘Peones', del fallecido director brasileño Eduardo Coutinho, en el marco del ciclo cinematográfico ‘Colón Cinema', que promueve el centro americanista en colaboración con la Asociación de Cine Vértigo. La película, realizada en el año 2004, narra los orígenes como líder sindicalista en el sector metalúrgico del que fuera presidente de Brasil, Lula da Silva, en el contexto de las huelgas promovidas en los años 80 en el Brasil militar de la Alianza Renovadora Nacional.

El documental, que se proyecta en versión original con subtítulos en español, recoge asimismo cómo se han transformado desde entonces las vidas de los trabajadores que participaron en aquellas movilizaciones, así como su visión personal del gobierno de Lula.

‘Peones' destaca desde los distintos orígenes de los protagonistas a su diferente compromiso durante las huelgas, hasta llegar a su realidad actual. También sus recuerdos, bañados en sonrisas y dolores. Sus historias presentes conmueven mientras son entrevistados en sus hogares, entre sus objetos y rodeados de sus familias.

Las entrevistas se muestran de manera consecutiva, sin un orden específico. Cada una se convierte en un zoom, acercándose lentamente a los obreros, abriendo el espacio entre ellos, recorriendo el interior de la masa en lucha. Ese conjunto se transforma así en sujetos individuales, identificados con sus nombres, que se reconocen a sí mismos a partir de sus experiencias dentro y fuera del movimiento gremial. Importa la actualidad de esos hombres y mujeres, su presente. Su hoy, construido sobre ese ayer.

Coutinho, el más grande de los documentalistas de Brasil y uno de los más originales de todo el cine contemporáneo, falleció este mismo año a manos de un hijo enfermo. Su obra constituye un verdadero mapa humano de Brasil, un retrato conmovedor y también complejo de su clase popular.

El documentalista tiene una trayectoria muy singular en el cine brasileño. Es contemporáneo de muchos cineastas del Cinema Novo, amigo y colaborador de varios de ellos, pero se afirma como director sólo a comienzos de los años ochenta, con casi cincuenta años de edad, en un contexto enteramente diferente al de aquel Brasil de los sesenta.

Su formación tiene que ver también con el derecho, el teatro y el periodismo, que ejerció durante mucho tiempo. También es autor de textos sobre cine brasileño publicados en diversos diarios y revistas. Colaboró en el guión o en la producción de importantes filmes dirigidos por Leon Hirzsman (A Falecida, Garota de Ipanema), Eduardo Escorel (Lição de Amor), Bruno Barreto (Dona Flor e seus dois maridos) y Zelito Viana (Os Condenados). En 1975 Coutinho se integra en el equipo del Globo Repórter, donde permaneció durante nueve años, y, según el propio director, fue una gran escuela que lo convenció a decidirse por el cine documental. A pesar de la censura, el equipo (integrado también por Paulo Gil Soares, João Batista de Andrade, Jorge Bodansky y Oswaldo Caldeira, entre otros) consiguió tratar con profundidad numerosos temas.

A esta etapa pertenecen documentales de Coutinho como ‘Seis Dias em Ouricuri' (sobre la sequía y los difíciles trabajos en el sertón), ‘O Pistoleiro de Serra Talhada' (sobre el bandidismo en el nordeste), ‘O Imperador do Sertão' (sobre el coronel Teodorico Bezerra) y ‘O Menino de Brodósqui' (sobre el pintor Cándido Portinari).

 

COLÓN CINEMA. El ciclo propone desde hace dos años un programa de difusión y promoción de las cinematografías de América Latina mediante la exhibición –en un marco estrictamente cultural- de diversas obras, de todos los géneros, en un rico  recorrido por el cine hecho a ambos lados del Atlántico.

En este recorrido, la Casa de Colón y la Asociación de Cine Vértigo pretenden contar con la complicidad del público a la hora de recuperar la figura de cineastas de capital importancia en el devenir del cine iberoamericano, y que las proyecciones sean una ventana abierta a la actualidad y la historia, al riesgo incomprendido y al clasicismo incuestionable, pero, sobre todo, al buen cine.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto
Cartel del documental Peones
Foto
El director de cine brasileño Eduardo Coutinho
Foto
Un joven Lula en una secuencia del filme Peones
Foto