La profesora Marina Alfonso se pregunta si el ADN podrá certificar dónde se encuentran los restos de Colón

14 may 2014

 

Mañana jueves, día 15 de mayo, concluyen en la Casa de Colón (c/ Colón, 1, Las Palmas de Gran Canaria), las jornadas ‘Redescubriendo a Colón. Certezas y falsedades', que han venido celebrándose en Gran Canaria con la participación de prestigiosos especialistas en historiografía colombina con la finalidad de arrojar luz sobre los interrogantes que se ciernen sobre el almirante más famoso de todos los tiempos.

La última sesión de trabajo dará comienzo a las 11.00 horas con la participación de la profesora titular de Historia Moderna de la UNED de Sevilla, Marina Alfonso Mola, quien se referirá a los cuatro viajes póstumos del almirante.

A pesar de que la conmemoración del quinto centenario de la muerte de Colón permitió avances en la historiografía colombina, pocos personajes históricos han suscitado corrientes de pensamiento tan diversas y cargadas de polémica como la del descubridor del Nuevo Mundo.

Mola, que en la actualidad está adscrita al proyecto España en el comercio marítimo internacional, 1648-1828 (Universidad de Huelva) y al Proyecto de Excelencia El Pacífico Hispano: imágenes, conocimiento y poder (EEHA, CSIC), intentará aclarar algunos datos sobre los tres lugares que se disputan el honor de custodiar los restos de Colón: Santo Domingo, Sevilla y La Habana, aparte de un reparto de cenizas realizado en 1877 por monseñor Rocco Cocchia entre Génova, Pavía, El Vaticano y Caracas.

Para la historiadora, "si hay un personaje histórico de primera fila rodeado por el halo del misterio, ese es el Almirante de la Mar Océana. Los interrogantes en torno al lugar de su tumba perduran en las primeras décadas del siglo XXI, lo que parece increíble tras haberse vertido ríos de tinta sobre la persona de Cristóbal Colón antes y después de los fastos del Quinto Centenario celebrado en 1992".

"¿Podrán los análisis comparados de ADN certificar, sin lugar a dudas, dónde se encuentran realmente los restos de Colón?", se pregunta Marina Alfonso Mola. "Y es que si en vida fue un viajero impenitente, después de muerto no sólo viajó por tierra (de Valladolid a Sevilla por la ruta de la plata, 1509), sino que, tal vez, se embarcó una vez más rumbo al Nuevo Mundo (a la Española, 1544, y a Cuba, 1795, ambas islas descubiertas en su primer viaje) volviendo a hacer la travesía inversa hacia el Viejo Mundo (Sevilla, 1898), culminando así su viaje redondo como un marino de la Carrera de Indias", señala la profesora, cuyas líneas de investigación se han venido centrando en el estudio de la economía marítima (Mediterráneo y Atlántico), la diplomacia, navegación y comercio en el ámbito del Pacífico.

Marina Alfonso es autora, en solitario o en colaboración con Carlos Martínez Shaw, de seis libros y de casi un centenar de artículos sobre la marina mercante colonial publicados en revistas y actas de congresos. En la actualidad, imparte Historia de América Moderna, Los Mundos Extraeuropeos en la Edad Moderna (Asia, África y América) e Historia Moderna (Antropología) y el master Imagen y sonido como fuentes para la Historia Moderna.

A las 12.00 horas de mañana concluirán las jornadas con una interesante mesa redonda titulada ‘Certezas y falsedades', que estará moderada por la directora de la Casa de Colón, Elena Acosta, y en la que participarán Manuel Lobo, Antonio Tejera, Carlos Martínez Shaw, Juan manuel Santana y Marina Alfonso.

Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto
Manuel Lobo Cabrera durante su intervención
Foto
Participantes en las jornadas
Foto
Larry Álvarez, José Miguel Bravo de Laguna y Elena Acosta
Foto
El profesor Juan Manuel Santana
Foto
Aspecto del salón de actos de la Casa de Colón el día de sesión inaugural
Foto
Larry Álvarez, José Miguel Bravo de Laguna y Carlos Martínez Shaw