La Casa de Colón exhibe hasta el 16 de febrero los 'Disparates' de Goya, una de las joyas de su valioso fondo artístico

11 feb 2014

Hasta el próximo domingo, día 16 de febrero, podrá contemplarse en la Casa de Colón (c/ Colón, 1, Las Palmas de Gran Canaria), la exposición de los ‘Disparates' de  Francisco de Goya, que reúne la serie de 18 grabados creada por el genial artista aragonés entre 1815 y 1823. y que pone de manifiesto el importante papel que desempeñó este artista universal entre el Romanticismo y la Modernidad.

El museo americanista, dependiente del área de Cultura, Patrimonio Histórico y Museos del Cabildo de Gran Canaria, que coordina Larry Álvarez, inauguró a finales del pasado año la muestra con las valiosas obras que se custodian en dicho museo y que corresponden a una tirada de la segunda edición de la serie, estampada en la Calcografía Nacional en octubre de 1875. 
 
La exposición puede verse de lunes a viernes, de 10.00 a 21.00 horas, sábados, de 10.00 a 18.00, y domingos, de 10.00 a 15.00 horas, constituyendo una ocasión única para poder disfrutar de este conjunto que muchos investigadores han definido como una de las creaciones más enigmáticas de Goya. 
 
La segunda tirada de la serie original que custodia la Casa de Colón es aún mejor que la primera, que corrió a cargo de L. Potenciano, por encargo de la Academia en 1864. Después fue estampada, siempre por decisión de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando y en su gabinete de la Calcografía Nacional, en diez ocasiones más, la última de ellas en 1983, fecha en la que se acordó no hacer nuevas reproducciones para evitar el desgaste de las planchas 
 
Francisco de Goya (Fuendetodos, Zaragoza, 1746–Burdeos, 1828) es uno de los autores que mejor ha cultivado la técnica del grabado en la Historia del Arte. Por su hermetismo y dificultad de interpretación, críticos y ensayistas opinan que esta serie está llamada a ser objeto de continua reflexión por parte de sus espectadores, que hallarán en ellos una inagotable fuente de inquietudes sobre la profunda naturaleza del ser humano.
 
En clave alegórica o simbólica, los ‘Disparates' contienen una cierta denuncia hacia los abusos cometidos por el régimen en época de Fernando VII. Asimismo, algunas estampas evocan el espíritu burlesco del Carnaval o el rechazo a la autoridad patente en el ‘Disparate general' o en el ‘Disparate de Carnaval'. De igual forma, en ‘Disparate femenino', ‘Caballo raptor' y ‘Disparate matrimonial', se trata irónicamente la relación entre el hombre y la mujer, la pasión y el desenfreno, con notas fantásticas e irreales, o la auténtica forma en la que el hombre puede asemejarse a las aves en ‘Modo de volar'.
 
Curiosamente, la serie (18 láminas inglesas de cobre, a las que habría que sumar otras cuatro, que fueron a parar a Francia, y que no forman parte de la edición oficial) no fue editada estando Goya en vida. Su primer propietario conocido fue R. Garreta, coleccionista madrileño; el segundo, el santanderino J. Machén; y el tercero, el actual, la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, que los adquirió en 1862. 
Compartir en Facebook Compartir en Twitter

Imágenes
Foto
El grabado de Goya titulado Modo de volar